Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La zona de baños de Salinas será más segura y estable durante este verano

Castrillón inicia el socorrismo con 30 profesionales, Gozón comienza el servicio el viernes y la playa de Los Quebrantos lo hará el 1 de julio

Tres de los socorristas asignados a la playa de Salinas iniciando ayer su jornada de vigilancia. | R. Solís

Tres de los socorristas asignados a la playa de Salinas iniciando ayer su jornada de vigilancia. | R. Solís

Las corrientes marinas darán cierto alivio a los bañistas de la playa de Salinas durante el próximo verano. Así lo cree el responsable de socorrismo de Castrillón, Ignacio Flórez, tras haber analizado estos días el comportamiento del agua y compararlo con el pasado verano: “Habrá más zona de baño y será más estable y segura”. Aún así, advierte de que en la zona del Espartal, la parte que divide Salinas y San Juan, “hay más dudas por estar muy expuesta al oleaje”, cuestión que requerirá de mayor vigilancia “al ser una zona de baños complicada”. “El año pasado, por culpa de las corrientes, hubo bastantes problemas porque solía haber una mar fuerte”, apostilla.

El servicio de salvamento playero ha comenzado ya en Castrillón, el primer concejo de la comarca en ponerlo en marcha. Actualmente hay 30 socorristas, a los que se sumarán seis más el 1 de julio; y así se mantendrá hasta el 31 de agosto. En septiembre habrá 30 socorristas hasta el día 12 y de ahí hasta finales de mes, habrá seis. En Gozón, el servicio comenzará el viernes día 18 con 38 socorristas. Además, el concejo cuenta ya desde el día 11 con dos coordinadores que se encargan de preparar la logística del servicio. En Soto del Barco, la playa de Los Quebrantos estará vigilada desde el 1 de julio hasta el 31 de agosto por 7 socorristas a los que hay que sumar dos patrones de embarcación para la moto acuática y un coordinador.

Volviendo al concejo de Castrillón, Ignacio Flórez avanzó que a lo largo del año las playas del concejo han perdido arena por la acción de los temporales invernales; sin embargo, defiende que los últimos meses han sido “algo más tranquilos” y eso, a su juicio, permitirá recuperar áridos durante el estío.

Por el momento, la presencia de bañistas en los arenales castrillonenses es escasa “porque la gente aún no se puso el chip del verano” –el servicio de socorrismo culminó su despliegue el pasado sábado–. “Esperamos que para la segunda quincena de mes todo cambie”, señala el responsable del socorrismo castrillonense, que recuerda a los usuarios la obligatoriedad del uso de la mascarilla y la necesidad de guardar una distancia de seguridad en aplicación del protocolo anticovid.

Compartir el artículo

stats