Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una ciudad de acero, cinc, vidrio, aluminio y talento

Avilés asume el tránsito hacia la industria 4.0 con la vista puesta en el laboratorio de innovación abierta de impresión 3D y la sede de un gran centro de datos

Caminantes en el paseo de la ría.

Caminantes en el paseo de la ría.

La promesa de una nueva revolución, la de la industria 4.0, que combina técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes, parece haber calado en la idiosincrasia avilesina. Ante la ministra de Industria, Reyes Maroto; el presidentel Principado, Adrián Barbón, y el líder de la patronal asturiana, Belarmino Feito –que acaba de anunciar que no optará a la reelección– expuso esta semana la alcaldesa Mariví Monteserín los valores de la ciudad que aspira a ser referente en investigación de materiales.

En el Parque Científico y Tecnológico “Avilés Isla de la Innovación”, donde operan ya –para orgullo local– cinco centros de I+D, asoma en la avanzadilla de esa transformación industrial, tan necesaria como oportuna, basada en la colaboración público-privada con algunos puntales del empresariado local. Y si Avilés avanza hacia una industria comprometida con la investigación y la innovación, donde el conocimiento es su principal materia prima, es porque desde el inicio se tuvo claro cual es eran los ingredientes fundamentales para hacer explosionar –en el buen sentido– el polo de innovación.

Ese menú de la I+D+i avilesina se cocina con cinco componentes fundamentales, en este caso, materiales: el acero, el cinc, el vidrio, el aluminio... y el talento. “No vamos a renunciar a ninguno de estos materiales. Igualmente entendimos la importancia de crear un ecosistema atractivo para impulsar una nueva industria 4.0 altamente sostenible”, subrayó la regidora local en la cumbre anual del empresariado asturiano en la ciudad.

Las llamadas tecnologías disruptivas que permiten escribir la historia de la que será la nueva industria del futuro, como la impresión 3D, el Big Data, o la nanotecnología se presentan como nuevas oportunidades de desarrollo para el municipio. Y están aquí para quedarse.

Porque la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad también tiene en mente crear el próximo año un laboratorio abierto (open lab) de impresión aditiva que pueda ser utilizado por empresas, la Universidad de Oviedo y otras instituciones, dado su auge en los últimos años. Será en Avilés y funcionará, como publicó este diario, a modo de centro de experimentación para grupos de investigación o empresas que precisen validar modelos en impresión 3D.

En ese laboratorio se podrán realizar ensayos, prototipos e incluso fabricar piezas. Y la idea del Principado es que esté centralizado en una de las cabeceras del polo de la innovación avilesina, el centro Idonial, que coordina la Red de Excelencia en Fabricación Aditiva, formada por institutos de Barcelona, Pontevedra y Zaragoza.

También en el ámbito de las tecnologías avanzadas Avilés aspira a albergar un “Datacenter” (centro de datos) que abra nuevas oportunidades de desarrollo en la implantación del 5G. Este mercado, junto con el de los servicios de nube, continúa creciendo a medida que la digitalización empresarial se convierte en el foco de toda organización.

Desde la patronal de la industria tecnológica digital en España (Ametic) se alude a la oportunidad de los polos de innovación para desarrollar las fortalezas territoriales. En Asturias destacan los de Ametic el caldo de cultivo generado en el eje Avilés-Oviedo-Gijón junto a los de Madrid, Barcelona, Málaga, Bilbao-San Sebastián-Vitoria, Valencia-Alicante-Elche, además de Vigo-Santiago de Compostela-La Coruña.

Compartir el artículo

stats