Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fábrica de vidrio de Avilés recupera el nivel previo al covid, salvo en parabrisas

A falta de activación de la obra nueva, las rehabilitaciones y la reposición dan oxígeno a la división de Glass, a “plena capacidad” según su director

La concejala de Servicios Sociales, Nuria Delmiro; José Alberto Gabás, director de Saint-Gobain Glass en Avilés; la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, y Sonia Artime, coordinadora de Cáritas en Avilés.

La realidad de la fábrica de Saint-Gobain, una de las grandes empresas de la comarca avilesina que están en el punto de mira de los agentes socioeconómicos asturianos por las incertidumbres que condicionan su futuro a medio plazo, es un juego de luces y sombras. Las noticias alentadoras llega desde la división de Building Glass, la que produce vidrio plano para la construcción; esta parte de la fábrica, según aseguró ayer su director, José Alberto Gabás, ha recuperado la plena capacidad productiva y trabaja “a velocidad de crucero”.

Las dudas provienen de la división de Sekurit (la que fabrica parabrisas para automóviles); el director de Recursos Humanos de esta división, Luis Manuel Fernández de Sa, reseñó que este año sigue marcado por el desarrollo de un ERTE que permite a la empresa adoptar las medidas de flexibilidad productiva que exige depender de un mercado –el automovilístico– “aún inestable”.

Gabás y Fernández de Sa representaron ayer a Saint-Gobain, entre otros mandos, en la apertura de un local formativo de Cáritas Avilés para cuya construcción ha sido determinante la ayuda de la multinacional francesa.

Si bien la participación de los directivos de Saint-Gobain en el acto inaugural tenía un perfil más social que industrial, Gabás realizó unas breves consideraciones sobre la marcha de la fábrica: “Tras la paralización de la actividad económica de 2020, allá por mayo de hace un año reanudamos la actividad y tras unos primeros meses flojos llevamos la sorpresa de ver que la demanda volvía a tirar con fuerza, más incluso de la que habíamos previsto. Y así seguimos: a plena capacidad”.

El director de Saint-Gobain Building Glass en Avilés atribuye la paulatina mejoría del mercado a un boom de obras de rehabilitación y a los encargos para tareas de reposición. “Lo que de momento no ha vuelto por sus fueros es la obra nueva; sobre ese particular, seguimos esperando”, precisó.

Luis Manuel Fernández de Sa, responsable de personal en la división de parabrisas, recalcó la importancia de ser “flexibles” para adaptar la producción a la demanda del mercado de la automoción, estas semanas perjudicado, por ejemplo, por un imprevisto: la falta de componentes electrónicos, un trastorno que obliga a parar cadenas de montaje y, en consecuencia, altera los planes de suministro de todos los proveedores de la industria del coche, entre ellos Saint-Gobain.

Saint-Gobain apoya con 40.000 euros un proyecto de Cáritas

La red avilesina que tiene por objetivo ayudar a la integración de personas en riesgo de exclusión tiene desde ayer una nueva herramienta: un espacio de encuentro, acogida y formación que gestionará Cáritas Arciprestal de Avilés y en cuyo interior se realizarán diferentes actividades socioculturales enfocadas a mejora la capacitación personal de los beneficiarios. El proyecto, que comenzará a funcionar en el mes de septiembre, contó con la ayuda financiera de Fundación Saint-Gobain, una entidad filantrópica que apoya, precisamente, proyectos enfocados a integrar a personas en riesgo de exclusión social o laboral.

La aportación que hizo la fundación de la multinacional francesa asentada en La Maruca (Avilés) fue por valor de 40.000 euros y contó con donaciones específicas de materiales usados en la adaptación de un bajo ubicado en el número 15 de la avenida de la Constitución al uso pretendido por Cáritas.

Así, Saint-Gobain Building Glass donó dobles acristalamientos “que aportarán seguridad y confort” para instalar en la fachada. Esos cristales, además, incorporan un vidrio con capa “made in Avilés” con prestaciones reforzadas de aislamiento térmico y control solar. En otro espacio del local se ha instalado una mampara fabricada con vidrio de seguridad Stadip Protect y la tabiquería y el techo se resolvieron con placas de yeso laminado y aislamientos fonoabsorbentes donados por las actividades de construcción Plako e Isover de Saint-Gobain.

Es decir, que la compañía vidriera fue la encargada de “vestir” en gran medida el local formativo que regentará Cáritas. La ONG católica valoró la ayuda recibida de Saint-Gobain para hacer realidad su nuevo proyecto de integración social en Avilés. Tras los agradecimientos de rigor, el delegado episcopal de Cáritas, Jesús Rodríguez de la Vega, bendijo el espacio y a las personas que en breve trabajarán en el mismo, la mayoría de forma voluntaria.

Fue precisamente una de esas voluntarias que colabora con Cáritas, María Marcos, la que tuvo la iniciativa de alinear la necesidad de ayuda de la ONG para hacer realidad su proyecto formativo con las posibilidades que da Fundación Saint-Gobain en este materia; y es que Marcos, madrina ayer del espacio inaugurado, es la directora del ARDC (el centro de investigación de Saint-Gobain en Avilés).

Según explicó Sonia Artime, coordinadora de Cáritas Arciprestal de Avilés, la organización destinará el nuevo local a impartir cursos de lengua española adaptados al nivel de alfabetización de origen de los destinatarios, cursos de informática para la alfabetización digital y talleres de lectura compartida; también se organizarán visitas culturales guiadas a varios lugares de Avilés pensadas para ayudar a los asistentes a conocer de primera mano la realidad social, cultural y política de la ciudad y comprender las alternativas que ofrece.

Espacio de encuentro

En síntesis, como señaló Artime, “este espacio pretende ser un lugar para el encuentro entre personas voluntarias, trabajadoras y migrantes en torno a diferentes actividades para cambiar experiencias, conocernos, conversar y aprender”. Además del local inaugurado ayer, Cáritas mantiene en funcionamiento el que regenta en la avenida de La Constitución, específicamente dedicado a la inserción laboral; y la casa de acogida de Valliniello, donde también tiene la sede la bioescuela, un proyecto orientado a capacitar a los beneficiarios en actividades relacionadas con la agricultura ecológica. Por parte municipal, acudieron al acto de ayer la alcaldesa, Mariví Monteserín, y la concejala de Servicios Sociales, Nuria Delmiro.

La regidora valoró el trabajo que desarrolla la ONG en el concejo tanto por lo importante del mismo como “porque Cáritas trabaja en colaboración con los servicios municipales y llega a ámbitos a donde la Administración tiene difícil acceder. Por eso es que juntos somos más eficaces para lograr el objetivo deseado: trabajar contra la pobreza y en favor de la igualdad”. También tomó la palabra Luis Manuel Fernández de Sa, responsable de Recursos Humanos de Saint-Gobain Sekurit Avilés, quien evocó la “profunda huella social” que dejaron en Avilés los arijanos llegados a trabajar en Cristalería Española hace medio siglo para referir que justo cuando se ha derruido la iglesia erigida para atender a aquella población emigrante (la de La Maruca), “cristaliza un proyecto de naturaleza altruista como éste de Cáritas”.

A juicio de Fernández de Sa es “simbólico” que de una forma u otra perdure la “vocación de ayudar, de estar cerca de la gente, que caracteriza a Saint-Gobain”.

Compartir el artículo

stats