Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arcelor rehabilita el chalé de La Granda como nuevo centro de investigación

Varios científicos trabajan ya en el edificio, cuya reforma está en marcha - Los cursos de verano se mudan al Palacio de Ferrera

El chalé de La Granda, domicilio social de ArcelorMittal en Asturias.

El chalé de La Granda, domicilio social de ArcelorMittal en Asturias. Ricardo Solís

La multinacional Arcelor-Mittal prepara nuevos espacios por el empuje de sus centros de I+D (investigación y desarrollo) en Asturias. La compañía se ha quedado de nuevo sin espacio para albergar a sus investigadores y ha decidido dar uso al chalé de 1.765 metros cuadrados de su propiedad que se asoma al pantano gozoniego de La Granda desde 1957, y que es sede de los cursos de verano que organiza la Asociación Cursos de La Granda a partir de 1979. Varios investigadores trabajan ya de forma permanente en la residencia, que se encuentra en plena rehabilitación, y los planes de la multinacional pasan por mantener esos usos de I+D en el inmueble, llamada albergar no solo a personal propio sino también a profesionales y científicos foráneos que participen en investigaciones en colaboración con la compañía minerometalúrgica. La idea es combinar espacios de trabajo y alojamiento.

El asturiano Nicolás de Abajo asumió en enero 2008 la dirección del Centro Global que ArcelorMittal creó en Asturias con poco más de una veintena de investigadores, y que se ha convertido en un gigante con varios campus y unos 300 investigadores. El embrión de este gigante de la I+D+i está en el centro de la avenida Marqués de Suances, el campus Grid, donde se investiga sobre los procesos de cabecera y reciclado o los refractarios, claves en la actividad siderúrgica. También hay I+D sobre medio ambiente y fluidos fruto del proceso siderúrgico, así como sobre megatrónica, ligada al sector del automóvil, energía, digitalización, big data, inteligencia artificial, laboratorios de agua y de aire. En pleno Parque Empresarial avilesino se encuentra el campus New Frontier, donde se investigan nuevos materiales y las nuevas tendencia tecnológicas, una factoría digital con varias plantas piloto. A no muchos metros se encuentra la fábrica de piezas en 3D, que comenzó a funcionar a principios de 2018 en unas naves de alquiler de La Loba y que se expandió a una nave del PEPA tras la firma de la alianza entre ArcelorMittal y la firma austriaca Frankstahl.

En la falda de Valliniello se avanza en la utilización de enzimas y microorganismos en el proceso de producción del acero y, especialmente, en el sector minero. La gran nave que ocupan los investigadores de ArcelorMittal en la zona empresarial de La Loba, junto a la margen derecha de la ría, guarda el Biolab del complejo de I+D+i de ArcelorMittal en Asturias, una de las últimas incorporaciones al “Silicon Valley” del acero y al que se suma ahora el chalé de La Granda, domicilio social de la compañía.

Los planes de Arcelor implican la salida de los tradicionales cursos de verano que viene alojando desde 1979 y que, por primera vez, se desarrollarán en Avilés, en el hotel de cinco estrellas Palacio de Ferrera. Según las fuentes consultadas, desde la compañía se ofreció a los organizadores de los seminarios estivales la sala Severo Ochoa, el hall, la biblioteca y una dependencia para los trabajos de secretaría, pero rechazaron la oferta al considerar que esta superficie no es suficiente para el correcto desarrollo de los cursos.

Está previsto que la inauguración y clausura de la edición de este año se mantenga en La Granda, pero los seminarios se desarrollarán en el hotel avilesino bajo la denominación Cursos Palacio de Avilés. Según ha podido saber este diario, se desarrollarán en agosto siguiendo el modelo tradicional y versarán, principalmente, sobre economía y salud.

Compartir el artículo

stats