Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jonathan Iglesias, centinela avilesino de la ilusión

El cuponero de la ONCE recibe el premio de la organización como mejor vendedor del año por su actitud e implicación

El vendedor avilesino Jonathan Iglesias  junto con al presidente, Miguel Carballeda y el director general de la ONCE, Ángel Sánchez.

El vendedor avilesino Jonathan Iglesias junto con al presidente, Miguel Carballeda y el director general de la ONCE, Ángel Sánchez.

Jonathan Iglesias Rodríguez ha sido seleccionado como el mejor vendedor de la ONCE del año 2020 en el ámbito de la delegación de Asturias, un galardón con el que la organización reconoce anualmente el esfuerzo de los trabajadores dedicados a la venta de sus diferentes productos de lotería responsable, así como la actitud en su puesto de trabajo, la implicación con los clientes o el compromiso con la labor social de la ONCE. “Fue una sorpresa, la verdad que no me lo esperaba”, cuenta de vuelta a su puesto en El Atrio.

Jonathan, junto a los otros 21 vendedores seleccionados de todos los puntos de España, recibió su galardón en el transcurso de una cena de gala celebrada en Madrid, donde todos estuvieron acompañados por los máximos responsables de la organización

“Fue una pasada cómo estaba organizado todo”, relata ya de vuelta a casa desde Madrid. El evento se celebró con todas las medidas de prevención y en un entorno de total seguridad frente al covid-19.

Vendedor con discapacidad de 33 años, Jonathan Iglesias desarrolla su trabajo como vendedor desde 2015, “casi todo el tiempo he estado en Avilés”, concreta.

Se define amante de la gastronomía, y su auténtica pasión es cocinar tartas de queso, un entretenimiento que le ocupó muchas jornadas del confinamiento, que continúa todavía hoy. Aficionado al fútbol, es seguidor del Sporting, y aprovecha cualquier ocasión para disfrutar de los partidos.

En cuanto a sus gustos musicales, afirma que su favorito es el tema “El boom-chimbala”, del popular ‘Rey de la Calle’, el dominicano Chimbala, famoso por sus merengues y reggaetones.

Ahora, dice, tras el subidón del premio, está deseando repartir la suerte: “Ya hay ganas”. Para él la pandemia sumó el condicionante de la crisis sanitaria y, en lo personal, la pérdida del contacto personal con quienes son sus clientes. “Estoy acostumbrado a ver mucha gente a diario”, cuenta.

El lema elegido para esta edición de los premios en los que resultó galardonado Iglesias fue “Buena Gente ONCE”, y transcurrió bajo los valores del talento, perseverancia, solidaridad, ilusión, respeto, iguales, unión, cercanía, simpatía, ingenio y compromiso, que representa también el avilesino. La gala de Madrid quiso recrear, de forma presencial, una sesión telemática de una de esas plataformas tecnológicas que han permitido estar un poco más cerca de los nuestros durante la pandemia.

Con esa premisa, toda la escenografía y estructura del acto fueron customizadas: el escenario recreaba la pantalla de un ordenador portátil, el suelo un teclado con una línea braille, la mesa del presentador y autoridades un ratón...

Miguel Carballeda, presidente del grupo social ONCE, señaló: “Es una suerte volver a encontrarnos en nuestra casa, y poder compartirlo con los mejores vendedores del año. Ellos son nuestro punto de partida, la conexión con la sociedad civil, centinelas de la ilusión, para hacer posible que el grupo ONCE siga siendo el mayor empleador del mundo de personas con discapacidad”.

Compartir el artículo

stats