Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tecnológicas avilesinas buscan talentos: “La oficina de reclutamiento nunca cierra”

Responsables de DXC, Satec y Babel aconsejan “seguir formándose” a los candidatos a entrar en sus plantillas y prevén un etapa de crecimiento

De pie, Juan Carlos Guerrero, Ígor Botamino, María Martínez y Adrián Polo, antes del inicio del acto de entrega de diplomas a los alumnos formados en conocimientos tecnológicos.

De pie, Juan Carlos Guerrero, Ígor Botamino, María Martínez y Adrián Polo, antes del inicio del acto de entrega de diplomas a los alumnos formados en conocimientos tecnológicos.

Informáticos y técnicos en telecomunicaciones, entre otros perfiles profesionales afines, están de enhorabuena: las tres grandes compañías tecnológicas asentadas en la comarca de Avilés –DXC (antigua CSC), Satec y Babel (antigua Software AG)– tienen planes de crecimiento y la previsión de aumentar sus plantillas a medida que sus actividades así lo demanden o las rotaciones de personal generen vacantes. Este fue el mensaje que trasladaron ayer tres mandos de esas empresas “TIC” (Tecnología, Información y Comunicación) a las trece personas que completaron el proyecto formativo “Avilés Tecnológico”, organizado por el área de Empleo del Ayuntamiento de Avilés.

Ígor Botamino, responsable de Operaciones de DXC; María Martínez, responsable de Responsabilidad Social Corporativa y Relaciones Institucionales de Satec; y Adrián Polo, gerente de Babel, machacaron en la misma idea en su encuentro con los “licenciados”: las empresas tecnológicas avilesinas –como las del resto del mundo– están en continuo crecimiento y transformación y ese proceso requiere de mano de obra. Es decir, que las oportunidades de empleo llegarán más temprano que tarde. En palabras de María Martínez, “nunca cerramos la oficina de reclutamiento”. Muy gráfico también Ígor Botamino, aseguró que “el rádar de captación de talentos está siempre funcionando”.

Los trece seleccionados para participar en el proyecto “Avilés Tecnológico”, que arrancó el pasado 11 de enero, son residentes en el municipio y contaban con titulación en el sector informático, pero no habían logrado acceder al mercado laboral. Provenían de ciclos formativos de grado superior de Administración de Sistemas Informáticos en Red, Desarrollo de Aplicaciones Web, Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos o bien disponían de alguna titulación relacionada con el sector tecnológico. El paso por el proyecto “Avilés Tecnológico” les ha proporcionado competencias que les facilitará encontrar empleo, según destacó el concejal avilesino de Formación y Empleo, Juan Carlos Guerrero.

Los cursillistas realizaron un recorrido de 415 horas de formación teórica, más 100 horas de formación práctica en empresas multinacionales de base tecnológica de Avilés. En concreto, asistieron a actividades de formación en competencias transversales (25 horas), inglés (100 horas), formación técnica (290 horas) y formación práctica en las tres empresas colaboradoras del proyecto (100 horas). Esto último fue, según los alumnos, lo “mejor” de la experiencia.

“Os insto a seguir formándoos en tanto llega la oportunidad laboral que esperáis, que os aseguro que llegará porque prevemos un escenario de mucha demanda de perfiles profesionales como el vuestro”, manifestó Ígor Botamino. “La demanda de mano de obra talentosa y cualificada en el sector tecnológico está al alza y más que lo va a estar por las perspectivas de crecimiento que se prevén. Tenéis todas las bazas ganadoras para esta partida, pero entre tanto llega el momento de jugarlas, seguid formándoos: este sector evoluciona muy rápido y no conviene quedarse obsoleto”, recomendó María Martínez al alumnado.

“Daros cuenta de que os habéis formado para trabajar en un sector global, tenedlo en cuenta porque eso amplía vuestras posibilidades de colocación”, comentó Adrián Polo en alusión a las posibilidades que brinda el teletrabajo, una alternativa laboral que ha sido acogida con entusiasmo en las TIC durante la pandemia.

Ya sea porque el teletrabajo rompe barreras geográficas que antes coartaban la movilidad laboral o porque el talento se cotiza, María Martínez refirió la existencia de una alta rotación de personal en las empresas de corte tecnológico achacable a la gran volatilidad del empleo: “Unos trabajadores cambian de aires porque les conviene y a otros les ‘tocan’ de otras empresas porque saben que haber trabajado en compañías reputadas como las que hay en Avilés es un plus. Sea como fuere, lo cierto es que raro es el mes que no se producen bajas que hay que cubrir”.

Respecto a si los perfiles profesionales preferidos son los de universitarios o los de graduados de FP, la respuesta de los representantes de las tres grandes tecnológicas comarcales fue unánime: “Ambos”. “En la plantilla de Babel Avilés hay ahora mismo una relación de 6 universitarios por cada cuatro graduados de FP, pero esto podría cambiar mañana y hay oportunidades para todos porque ambos perfiles son necesarios para según qué proyectos”, aseguró Adrián Polo.

Tanto Botamino, de DXC, como Martínez, de Satec, precisaron que las empresas cuentan con programas de formación interna que complementen los conocimientos académicos aportados de base y dan la capacitación final para formar parte de los equipos. “Universidad o FP no es la cuestión, el tema es la existencia o carencia de actitud”, zanjó María Martínez.

Compartir el artículo

stats