Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Windar abrirá nueva planta en Galicia para fabricar tubos XXL para eólica marina

La nueva inversión de la firma avilesina, que va de la mano de Navantia, es fruto de un acuerdo con Iberdrola valorado en 400 millones de euros

Ejemplo de cimentaciones monopiles en parque eólico West of Duddon Sands de Iberdrola, en Reino Unido. Iberdrola

La firma avilesina Windar y la compañía pública Navantia suministrarán tubos XXL para parques eólicos marinos que saldrán de una nueva fábrica que se pondrá en marcha en terrenos del astillero de Fene (A Coruña). En las futuras instalaciones se fabricarán cimentaciones de más de cien metros de longitud y hasta 2.500 toneladas de peso, unos tubos colosales (monopiles) que anclan los eólicos al lecho marino. La nueva instalación estará activa en el segundo semestre de 2021 y se enmarca en el acuerdo marco millonario que la multinacional energética Iberdrola ha cerrado con Windar y Navantia para parques eólicos marinos. Está valorado en 400 millones de euros.

Windar y Navantia suministrarán 130 cimentaciones tipo monopile XXL e Iberdrola podrá realizar pedidos a estos fabricantes por valor de 400 millones de euros, entre 2023 y 2025, para futuros parques eólicos marinos, asegurándose además el suministro preferente de una parte de estos componentes para los próximos años.

La construcción de la nueva fábrica gallega permitirá la mejora de las capacidades del astillero de Navantia en Fene, dotándolo de un nuevo producto dentro del sector de las cimentaciones marinas fijas. Esta diversificación no era accesible hasta la fecha al requerir unas instalaciones muy específicas, explicaron fuentes de la alianza empresarial. Este producto (el monopile) ha sido la estrella del mercado de cimentaciones en la última década, una tendencia que se mantendrá en los próximos años.

La inversión proyectada por Windar-Navantia incluye la adaptación de una nave para curvar chapa de gran espesor y hasta 16 metros de diámetro, nuevas cabinas de pintado y zonas de almacenamiento para producto terminado, así como equipos de última tecnología necesarios para la fabricación. La nueva fábrica de monopiles XXL estará disponible en un plazo de 13 meses y se situará en una parte de la instalación del astillero de Fene, sin interferir con los medios productivos destinados a la construcción de otros productos de eólica marina, como son jackets y estructuras flotantes.

El parque eólico marino Wikinger, en aguas alemanas. | Iberdrola

Con esta iniciativa, las compañías refuerzan su apuesta por la transición energética y su contribución a la recuperación verde y el empleo, asociada a proyectos renovables de futuro. Asimismo, se afianza una relación de más de siete años entre Iberdrola y Navantia-Windar, que entre ambos suman contratos por un valor cercano a los 1.300 millones de euros.

Entre los proyectos ejecutados para Iberdrola por el consorcio de manera exitosa en los astilleros de Navantia Fene y Puerto Real (Cádiz) se encuentran los parques eólicos marinos Wikinger, en aguas alemanas del mar Báltico; East Anglia One, en el Reino Unido; el nuevo parque eólico de Saint Brieuc, en aguas de la Bretaña francesa y dos subestaciones para estos dos últimos parques, adjudicadas a Navantia. Además, Windar realizará las piezas de transición para el parque que la energética construirá en Estados Unidos, Vineyard I.

Hace un año, Iberdrola adjudicó a la UTE Navantia-Windar la construcción de 62 jackets que sustentan los aerogeneradores marinos y los pilotes necesarios para su instalación en el parque francés de Saint Brieuc. El contrato, por un importe de 350 millones de euros, representó en su momento el mayor de la historia de Windar-Navantia en el sector de la eólica marina.

Desde entonces, el consorcio acomete la fabricación en las instalaciones del astillero de Fene y las fábricas de Windar en Avilés. El ensamblaje final de todos los subconjuntos se realizará en las instalaciones de los astilleros gallegos. En todos estos trabajos, están involucrados más de 2.000 profesionales de forma directa. A estos se sumarán los varios miles de empleos que se generarán en contratistas locales, tanto en España como en Francia, donde Navantia-Windar dispone de una unidad productiva en el puerto de Brest, donde se fabrican componentes de las jackets para el parque.

La avilesina Windar se encuentra inmersa en plena expansión para atender el crecimiento de la pujante demanda del sector de las renovables. Como informó este periódico, la compañía sopesa abrir dos nuevas fábricas en Europa. En el punto de mira están Reino Unido y Polonia, donde se prevé un repunte del mercado. Windar emprendió su internacionalización en 2011 con la construcción de una planta de fabricación de torres eólicas en el estado indio de Gujarat. Desde entonces ha crecido a razón de una fábrica cada dos años: Brasil, México, Rusia y en la Bretaña Francesa.

Compartir el artículo

stats