Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de los locales comerciales en el centro de Avilés cae hasta un 30% por la pandemia

Los pequeños negocios aprovechan la nueva normalidad para traslados a otros bajos con rentas más competitivas y en mejor emplazamiento

Clientes a las puertas de un establecimiento comercial de Avilés.

Una nueva disposición en los contratos de alquiler bautizada como ‘cláusula covid’ ha irrumpido en los últimos tiempos en beneficio, especialmente, de arrendatarios de locales comerciales en caso de que haya un nuevo confinamiento o declaración de estado de alarma. La Unión de Comerciantes de Avilés y comarca (Ucayc) ya ha asesorado a diferentes empresarios de la ciudad con este fin y ha gestionado al menos dos contratos de nuevas actividades con la cláusula covid como novedad: “En ambos casos se ha establecido que si hubiera que cerrar la actividad económica en este tiempo, la renta no se devengaría.

Otra tendencia tras la pandemia: caen los precios de los locales más golosos, en la zona centro, hasta un 30% y eso ha facilitado una mayor movilidad, con traslados de negocios a zonas más atractivas.

En los contratos de arrendamiento también queda recogido que si el cierre, en lugar de ser total, fuera parcial, con una merma de la actividad, la renta también puede adaptarse a la realidad económica durante ese periodo de tiempo concreto”, explicaron los representantes de los comerciantes, que llevan meses trabajando para paliar en la medida de sus posibilidades el impacto de la pandemia entre los pequeños empresarios.

Las inmobiliarias de la comarca llevan también tiempo introduciendo estas figuras que exoneran al inquilino de pagar la renta en caso de que tenga que cesar su actividad de manera temporal con motivo de las restricciones para tratar de frenar los contagios. Esas mismas cláusulas covid llevan meses para estudiantes en ciudades universitarias. Su objetivo regular las condiciones especiales del contrato en caso de sobrevenir un nuevo estado de alarma, confinamiento y/o restricciones a la movilidad y a las actividades económicas. Quienes no se pueden beneficiar de ellas, explicaron desde la Ucayc, son las personas, arrendador e inquilino, con contratos antiguos en los que no consta esta nueva figura surgida a raíz de la pandemia vírica.

La situación de emergencia sanitaria también está detrás de otro fenómeno en Avilés: muchos pequeños empresarios han decidido en las últimas semanas trasladar su comercios a otros locales generalmente más asequibles y en condiciones más ventajosas. “Algunos de nuestros socios lo han hecho. El motivo son mejores locales, a precios más competitivos, y también buscando mejores zonas comerciales”, apuntaron desde la Unión de Comerciantes.

Así pues, algunos han decidido mover sus negocios unos metros a locales con mayores escaparates, zonas de mayor paso de peatones o en las inmediaciones del eje comercial en un intento por resurgir tras el importante batacazo por la pandemia, que ha llevado a la clausura de muchas firmas y también ha acelerado muchos cierres por jubilación en Avilés.

La actual situación, llegados a la nueva normalidad, tiene traducción numérica en lo que afecta al parqué de los bajos comerciales en Avilés: el precio ha caído hasta un 30 por ciento en el centro de la localidad, los más codiciados. En cuanto a las zonas más cotizadas de Avilés, los expertos coinciden en señalar que la zona centro es la que más gusta: la calle La Cámara, Las Meanas, El Parche y sus alrededores son las que registran mayor éxito, aunque hay excepciones. Rivero, por ejemplo, no tiene gran demanda y Galiana sí, aunque casi en exclusiva en el sector hostelero.

La realidad de los barrios avilesinos no es muy diferente. A mayor distancia del centro, menor cotización en los precios. Tanto de renta como de compra.

Compartir el artículo

stats