Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un verano con mucho tajo municipal: los retos que afronta Avilés

La reforma del plan urbano en el área de Baterías, el Plan de Movilidad y el albergue de animales, tareas estivales del gobierno avilesino

El Ayuntamiento de Avilés

El Ayuntamiento de Avilés Mara Villamuza

No será el de 2021 un verano de trámite en el Ayuntamiento de Avilés. Asuntos de gran enjundia forman parte de la agenda del gobierno socialista para los meses de julio y agosto. Avanzar en la reforma del plan urbano que requiere el proyecto para los suelos de Baterías, en los trámites del Plan de movilidad y en los acuerdos que quedan por adoptar para la construcción del albergue de animales, ya resuelta su ubicación en Candamo, son algunos de los principales asuntos en los que habrá que avanzar en las próximas semanas. Porque con el comienzo del nuevo curso político, en septiembre, habrá mucha tela que cortar.

De importancia estratégica para la ciudad es el Plan de Baterías. La sociedad propietaria de los terrenos, Sepides, confía en que en septiembre –a más tardar– esté despejado el recurso a la adjudicación provisional de la demolición de las instalaciones y poder meter piqueta. Antes, a lo largo de este mes, pretende entregar al Ayuntamiento su propuesta de usos para los terrenos que se liberarán y que requerirá una modificación del Plan General de Ordenación Urbana.

En teoría, tanto la sociedad como la administración local comparten la necesidad de buscar una flexibilidad tal que permita adaptar las parcelas que se generen a la demanda de los futuros inversores. También coinciden en que se pueda avanzar, de forma coordinada y con una visión global, en el desarrollo de la primera fase de la Isla de la Innovación, los terrenos situados entre el Niemeyer y la coquería donde el gobierno local quiere asentar empresas tecnológicas y menos molestas, investigación y servicios para los investigadores y emprendedores. Sobre la propuesta que presente Sepides tendrá que trabajar el gobierno local para ver reflejada su estrategia, y negociar con el resto de grupos de la oposición para conseguir que esa modificación del Plan se apruebe en el Pleno con el mayor consenso posible. Y antes de que expire este 2021.

También en los meses de verano está previsto finiquitar la estrategia de captación de inversiones para poder comenzar a buscar en septiembre, de la mano de resto de administraciones y de Sepides, inversores que se quieran asentar en el municipio.

Avilés preside el Consorcio del Albergue y Refugio de Animales (ARA), que el pasado 21 de junio superó un escollo que parecía insuperable: la elección de la parcela en la que construir la perrera comarcal después de tres décadas de debates infructuosos. El concejal avilesino Jorge Luis Suárez, presidente del organismo supramunicipal, anunció entonces que este se había dado de plazo el verano para cerrar el convenio de la cesión de la parcela con Candamo, para conseguir que el Principado permite adjudicar el proyecto y obra a la empresa pública Tragsa y para buscar vías de financiación externa (el coste estimado de la instalación supera los 1,7 millones de euros).

Toca avanzar también durante el verano en la tramitación del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS). El Ayuntamiento ha encargado a la sociedad Apilánez y Mortera la redacción del documento ambiental estratégico para la tramitación de la evaluación ambiental estratégica simplificada de este plan en 6.050 euros. Se prevé que pronto estará en manos del gobierno, puesto que el plazo de ejecución de este contrato de servicios es de un mes. Una vez superado este trámite, este documento y el PMUS se remitirán a las consejerías de Medio Ambiente y Transportes, respectivamente. Una vez que se hayan emitido todos los informes favorables (de las consejerías, del servicio, de fiscalización, etcétera) se elevará al Pleno para su aprobación inicial, para la que se requiere mayoría simple. Aún quedan meses para que esto ocurra, previsiblemente será tras el verano. Será entonces cuando el PMUS salga a información pública durante treinta días. De no haberlas, quedará aprobado y se publicará en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). Si las hay, el servicio tendrá que informar sobre ellas y se requerirá de una nueva aprobación por mayoría simple.

También está en la agenda la aprobación de la ordenanza reguladora de la tenencia, protección y bienestar animal del Ayuntamiento de Avilés. El viernes 9 de julio finalizó el plazo de consulta pública previa, y una vez estudiadas todas las aportaciones, se seguirá el procedimiento municipal para la aprobación de ordenanzas, que se prolongará durante un plazo aproximado de dos meses, al requerir dictamen de la comisión informativa correspondiente y aprobación por el Pleno municipal. Así que esos trámites intermedios tendrán que realizarse en estas semanas de estío.

Compartir el artículo

stats