Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Henrik Tamm, creador de la serie juvenil “Ninja Timmy”: “El 90% de mi ilustración es para el cine”

“Empecé a crear la historia del Ninja Timmy pensando en mis sobrinos, los hijos de mi hermano, que entonces tenían cuatro y seis años”

Henrik Tamm, ayer, en la plaza de España de Avilés.

Henrik Tamm, ayer, en la plaza de España de Avilés.

El escritor e ilustrador sueco Henrik Tamm (Halmstad,1972) es el creador de la serie juvenil “Ninja Timmy” (Espiral Ediciones) y es, sobre todo, ilustrador en películas tan señeras como “Shrek”, “Narnia: El León, la bruja y el armario” y, últimamente, en el universo Marvel (“Vengadores: Endgame”, “Black Panther”) o “Los hombres que no aman a las mujeres”. Conversa con LA NUEVA ESPAÑA, gracias a las colaboración de Aitana Vega, en uno de los salones del hotel en que se aloja estos días en Avilés con motivo del Festival Celsius 232 de literatura fantástica, de ciencia ficción y de terror.

–Una historia de un gato ninja. ¿Primero fue la imagen o la historia?

–La historia fue primero. La pensé como una historia que debía funcionar por su cuenta, sin dibujos, pero, por supuesto, los dibujos ayudaron mucho. Mi editor, que conocía mi trabajo como ilustrador, me empujó a que fuera yo quien ilustrara las aventuras.

–Pero le gusta cómo ha quedado, imagino.

–Sí, estoy muy contento con el resultado final y, además, lo estoy también con la edición española de mis libros: es muy similar a la orginal en sueco.

–En español hay tres novelas de “Ninja Timmy”. ¿Cómo va la serie?

–En sueco, en mi idioma, ya hay cinco publicadas. La sexta la estoy escribiendo y puede que haya más: no se me han acabado las ideas.

–¿De dónde salió el gato ninja?

–Es una historia un poco divertida. Verá, estaba en Pekín, en China, con unos amigos. Haciendo un curso de animación. Era el cumpleaños de uno de ellos. Fuimos a celebrarlo comiendo tarta. Entonces apareció un gato que se acercó hasta nosotros por las tuberías, por los tejados, y quería tarta. Le dimos tarta y se emocionó muchísimo. Así que me quedé pensando en quién era este gato, de dónde salió, cuál era su historia... Empecé a imaginármelo con ese traje de Ninja y ya no pude quitármelo de la cabeza.

–Cuando se decidió a escribir la historia, ¿tuvo claro el suyo iba a ser el público infantil?

–Sí. De hecho, empecé a crear esta historia pensando en mis sobrinos, los hijos de mi hermano. Entonces tenían cuatro y seis años y estaban pasando por un momento difícil: mi hermano estaba enfermo. Lo que quería era ayudar a los niños, animarlos y distraerlos. No tenía apenas nada escrito cuando me hacen una entrevista en la televisión. Dije que estaba escribiendo este libro. Al día siguiente, un editor me llamó y me dijo que quería leerlo. Le dije que no, que no tenía nada, unos folios: tengo siete folios. Así que me fui un mes a Italia para terminarlo. Cuando eso sucedió, se lo envié al editor.

–Se gana la vida en el cine.

–Sí. Antes de esta serie de libros hacía exclusivamente ilustración para el cine. Una de las primeras películas en la que participé fue “Shrek” y luego he hechos muchísimas más. Ahora, sobre todo, Marvel. El 90 por ciento de la ilustración que hago es para el cine.

–¿Cómo fue su experiencia en “Shrek”?

–Fue una experiencia increíble, absolutamente. Trabajé con gente con muchísimo talento. Vivimos un proceso de producción muy largo, tuvo rechazos, retrasos... Aún así, la película logró sobrevivir y fue una gran experiencia participar en algo así y ver cómo todo ese talento se junta para crear algo tan bueno.

–¿Qué le dijeron sus sobrinos cuando supieron que trabajó en “Shrek”?

–Fue una película que se adelantó a su tiempo. Antes de que saliera no se esperaba mucho de ella: mis sobrinos la vieron más tarde . Mis sobrinos ya no se emocionan porque su tío trabaje en películas como “Sherk”.

Compartir el artículo

stats