Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elisabeth Arrojo, oncóloga, premiada como “Corverana ejemplar”: “Cuanto más vivimos, mayor es el riesgo de padecer cáncer”

“Estamos formando profesionales para irse a otros países. Se debe tomar conciencia del gran déficit de personal en sanidad”

Elisabeth Arrojo

Elisabeth Arrojo

Corvera ya ha decidido quiénes formaran parte de la entrega de premios “Corvera ejemplar”, y entre ellos, destaca Elisabeth Arrojo Álvarez, natural de Molleda y oncóloga de profesión. Es precisamente su trayectoria profesional, la cual ha desarrollado fuera de Asturias, la que la ha llevado a ser seleccionada entre sus vecinos. De las lecciones aprendidas de la pandemia y de los efectos que ha tenido en la disciplina oncológica la crisis sanitaria charla en esta entrevista con LA NUEVA ESPAÑA.

–Se dice que llevas sus raíces corveranas allá donde va, ¿qué significa para usted ser elegida para este premio?

–Para mí ha sido un orgullo muy grande. En este año me van a dar premios muy importantes como el Doctor Fleming la semana que viene o el Premio Europeo de Medicina, pero creo que nada se compara con la ilusión que me hace recibir el “Corverano ejemplar”. A veces cuando te vas a desarrollar tu carrera profesional fuera de tu casa parece que solo pueden reconocerte fuera de esta, recibir así el cariño de la gente de Corvera para mí es muy importante y reconfortante al mismo tiempo. Es una forma de inspirar también a los más jóvenes; que seas de un sitio pequeño no impide que puedas lograr tus metas.

–Entrando en su ámbito profesional, ¿cómo vivió la pandemia desde su disciplina oncológica?

–Toda la situación de pandemia ha afectado bastante a la oncología. Yo entendía y entiendo que la situación sanitaria con el covid-19 era muy grave, pero por momentos parecía que el resto de enfermedades habían desaparecido, como si solo existiese el virus. Se ha descuidado en muchas ocasiones a los pacientes oncológicos, se les han retrasado pruebas y tratamientos, yo nunca lo he hecho como oncóloga, pero es algo que los pacientes de cáncer no se pueden permitir. A nivel psicológico los médicos también se han visto afectados, muchas veces nos hemos visto desprotegidos y limitados. Soy consciente de que ha sido muy duro para todos pero el resto de patologías que existen también deben prestarse atención.

–¿Cuál está siendo la actual evolución de la oncología y en qué punto nos encontramos?

–La oncología ha avanzado y está avanzando mucho. Actualmente el 60% de los pacientes enfermos de cáncer se cura y los que no, pueden optar a una supervivencia larga. Obviamente sigue habiendo casos muy difíciles, pero se van reduciendo.

–¿Podremos llegar a ver el cáncer como una enfermedad común con el paso del tiempo?

–Probablemente será así. Hoy en día hablamos de enfermedades crónicas que tienen muchos tratamientos llevaderos, el cáncer poco a poco empezará a ser algo así. De hecho, en muchos casos ya lo es. La radioterapia, por ejemplo, se usa muy poco en España y debería usarse más porque es muy eficaz para atacar el tumor, pero la gente sigue teniendo miedo en ese sentido, aunque ya no tenga los efectos que tenía. Además, están desarrollándose fármacos, inmunoterapias… Pero si algo se debe tener en cuenta son los datos: el cáncer está aumentando, las estadísticas dicen que se multiplica y deberíamos prestar más atención a las causas. Nuestros hábitos de alimentación o el estrés continuo pueden dañar nuestro sistema inmune de manera que es más fácil para el cáncer aparecer. Además, necesitamos que se realice más inversión en investigaciones de este tipo para ayudarnos a avanzar aún más.

–Se dice que el cáncer es el precio que tenemos que pagar por la longevidad, ¿está de acuerdo?

–Está claro que cuántos más años vivimos mayor es el riesgo de padecer cáncer, pero volviendo a lo mismo, nuestros hábitos de vida desde pequeños pueden marcar un antes y un después en la aparición de la enfermedad. A veces no es así, o no nos pasan factura de forma inmediata, pero sí que debemos reflexionar sobre ello. También es cierto que en las personas mayores cuando aparecen los tumores, esos avanzan más despacio.

–Volviendo a la comarca, ¿cómo ha visto la evolución de la pandemia y el proceso de vacunación en Asturias?

–El Principado ha llevado el tema de la vacunación de manera muy eficiente y rápida, bajo mi punto de vista. En cuanto a las restricciones que se han ido implantando ya no sé si todas ellas eran totalmente necesarias. Obviamente, algunas eran imprescindibles pero tal vez otras se podían haber pensado más antes de ponerlas, puesto que han afectado bastante a la economía.

–¿Recomienda la vacunación para todos los grupos de edad?

–Por supuesto que sí. Recomendaría a todo el mundo vacunarse, pese a que las vacunas hayan salido muy rápido, ahora se está viendo que no ha habido grandes consecuencias. El riesgo de coger el virus es peor, así que estoy completamente a favor de su uso, también en pacientes oncológicos que hasta ahora han reaccionado muy bien a ellas.

–¿Qué enseñanza nos ha dejado una crisis como la del covid-19?

–Creo que lo más importante es no creer que somos invencibles, que esto no nos puede pasar. Las enfermedades nos han dado una lección y tenemos que ser más precavidos a la hora de tener medios disponibles, reservas de medicamentos, personal, etc. Es necesario aumentar las plazas de enfermería porque nuestros enfermeros y especialistas se ven obligados a irse fuera de España. Estamos formando a la gente con nuestros recursos para que al final tengan que irse a otros países. Se debe tomar conciencia de la importancia de ciertos sectores como el sanitario, que actualmente tiene un gran déficit de personal. Además, las condiciones laborales son muy precarias y desde mi punto de vista, no es justo. A nivel autonómico, mi postura es que se tenga más en cuenta la sanidad en Asturias, la parte de oncología que no es igual que en el resto de España, no todos los sitios tienen los mismos medicamentos, es vital dedicar muchos más medios a este tema.

Compartir el artículo

stats