Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El número de fallecidos en Avilés en el primer año covid aumentó un 12%

En lo que va de año han muerto casi 400 personas más que las que han venido al mundo: 653 defunciones frente a 256 nacimientos

Avilesinos disfrutando de una de las terrazas en la plaza de España.

Avilesinos disfrutando de una de las terrazas en la plaza de España. Mara Villamuza

Más fallecidos, menos nacimientos, más divorcios y menos bodas. Este es el resumen que se extrae de los datos del decanato de los juzgados de la ciudad, a los que ha tenido acceso este diario. Pero en cifras: en el Registro Civil se registraron 1.382 muertes en 2020, una cifra que representa 151 más que en 2019 y que podría reflejar el número de víctimas asociadas al coronavirus en las terribles primeras olas de la pandemia. En el lado contrario, los nacimientos: en Avilés se inscribieron el año pasado 619 bebés, en este caso 17 más que en 2019, pero aún insuficientes para paliar la sangría demográfica que sufre la comarca desde hace años, donde el número de fallecidos duplica al de recién nacidos con creces.

En este 2021 las cifras no dan lugar al optimismo: de enero a junio se han registrado 256 nacimientos y 653 muertes; es decir, han muerto casi cuatrocientas personas más de las que han venido al mundo. Avilés es, así, la ciudad más envejecida del Principado de Asturias.

Del total de nacimientos registrados algo más de un centenar, en total, son de padres extranjeros o mujeres aún sin la nacionalidad, una cifra ligeramente superior a la registrada en los últimos años pero aún insuficiente para paliar la pérdida de población que sufre la comarca avilesina, que ya en 2018 bajó de la barrera de los 80.000 vecinos .

El concejo despidió 2020 con 77.944 empadronados, una cifra inferior a la registrada en 2019 y muy alejada de los 84.202 que había en 2010. Si bien los números son poco halagüeños, el año pasado fue el elegido por muchos vecinos de otras comunidades autónomas para asentarse en la ciudad: concretamente se dieron de alta en el padrón municipal 527 personas de otras provincias, 146 más que en 2019. Esto significa que, en el año de la pandemia, fijó su población en Avilés casi un 40 por ciento más de personas llegadas de otros rincones de España.

Asimismo, también ha aumentado, respecto a 2019, el número de asturianos que han decidido fijar residencia en Avilés: 971 el año pasado frente a 788 en 2019.

El desierto demográfico está lejos el oasis: Avilés será, de acuerdo a los pronósticos de los expertos, la ciudad europea más longeva en 2025. Y ya son muchas las voces que urgen medidas paliativas para atraer población joven y con garantías laborales.

En cuanto a las relaciones de pareja, un dato llamativo que se confirma después de años con las bodas a la baja: el número de divorcios y separaciones ya supera al de matrimonios, que son, a su vez, principalmente por lo civil. De nuevo en cifras: el año pasado se inscribieron en el Registro Civil de Avilés un total de 137 parejas, de las cuales 15 celebraron su enlace por la iglesia. Entonces el número de divorcios fue de 148 y el de separaciones, tres; total, 151.

Este 2021 –de enero a junio– se han casado 85 parejas y se han divorciado 96.

Fue en 2007 cuando por primera vez los enlaces civiles superaron a las bodas ante el altar, siguiendo una tendencia constatada en otros concejos asturianos, pero a la que Avilés se resistía. Las que se mantienen inalterables son las preferencias de las parejas en el calendario para dar el paso al matrimonio.

La mayoría huye de la época de invierno, especialmente en el caso de aquellas parejas que deciden contraer matrimonio por la Iglesia. Como dato: en el primer trimestre del año se inscribieron 34 enlaces, ninguno eclesiástico; de abril a junio 51; solo dos por la iglesia. Así las cosas, los números constatan, pues, que aquellos vecinos del municipio que dan el paso al matrimonio prefieren hacerlo ante un juez o un cargo municipal que ante un sacerdote.

Compartir el artículo

stats