Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Absuelven al conductor de ambulancias acusado de un homicidio por imprudencia

La jueza también exonera a la empresa de transporte en el procedimiento por la muerte de una mujer de 75 años tras caer durante un traslado

Absuelto. El conductor de ambulancias acusado por homicidio imprudente, por la muerte de una mujer de 75 años a la que trasladaba en el vehículo sanitario y que sufrió una caída, ha quedado libre de cargos de acuerdo a la sentencia notificada en las últimas horas al letrado que defiende sus intereses, Luis Ángel de la Vega Argüelles. La jueza instructora ha absuelto igualmente, según el abogado, a la empresa de transporte, así como a las aseguradoras que estaban implicadas en el procedimiento. Los hechos juzgados ocurrieron en 2019.

En la vista oral que se celebró la semana pasada el conductor profesional defendió su inocencia ante la titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Avilés: “Quedó acreditado que la silla estaba sujeta. Hubo dos testigos, dos compañeros del conductor, que vieron cómo anclaba la silla, y uno de ellos, cómo colocaba el cinturón. Por este motivo interesamos la libre absolución: no se ha practicado prueba de cargo suficiente como para poder enervar la presunción de inocencia”, manifestó el abogado del acusado y de la empresa de ambulancias, Luis Ángel de la Vega Argüelles, que agregó: “Los motivos por los que la señora pudo caer se desconocen. No se sabe si el cinturón se pudo soltar, si lo pudo tocar ella… Todo son hipótesis, y las hipótesis no tienen por qué conducir a ninguna condena”.

El abogado de la familia, Gonzalo Botas, ofreció argumentos contrarios: “Entendemos que existe una responsabilidad profesional, como también entiende el Ministerio Fiscal, que es evidente, porque la señora iba mal amarrada con la silla en la ambulancia. Previsiblemente no prestó la atención debida y ancló mal a la señora, tanto la silla como el cinturón”, subrayó el letrado, que solicita indemnizaciones que suman 269.000 euros para las dos hijas de la fallecida y el marido de ésta, que murió pocos días después que su esposa. “Podríamos decir que murió de pena”, manifestó Botas, que comparó la versión del conductor de ambulancias en el juicio con “Alicia en el País de las Maravillas”. “Si la señora está anclada y con cinturón no se cae. Las cosas, en este caso, hablan por sí solas”, recalcó.

La Fiscalía del Principado de Asturias, Sección Territorial de Avilés, solicitaba una condena de 3 años de prisión, pena que elevó a definitiva tras la vista oral. Ahora la jueza ha absuelto de todo cargo al conductor de la ambulancia investigado así como a la empresa de transporte sanitario y a las dos aseguradas implicadas en el proceso judicial.

Compartir el artículo

stats