Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP pide al Gobierno central que condone deuda a los ayuntamientos

Los populares critican que el Ejecutivo no adaptase la participación en los tributos estatales a la crisis por la pandemia

Esther Llamazares

Esther Llamazares Mara Villamuza

El PP en el Ayuntamiento de Avilés presentará en el Pleno de agosto una moción para instar al Gobierno central a condonar a los municipios la deuda que generen al realizar la liquidación por su participación en tributos de Estado, ya que habrán recibido más dinero del que en realidad les corresponde al no haber tenido en cuenta la caída de la recaudación por la pandemia y por tanto, el crecimiento real. Se trata de una propuesta que los "populares" abanderan en el conjunto de las administraciones locales del país.

Según explicó la portavoz municipal del PP, Esther Llamazares, en el año 2020, el de la pandemia, los ayuntamientos contrajeron de manera automática una deuda de unos 3.000 millones de euros con el Gobierno de España, "sin haber tenido responsabilidad alguna en su generación". Esa cuantía corresponde con una liquidación negativa de la participación en tributos del estado. En el caso del Ayuntamiento de Avilés, aún se desconoce la cuantía de esa deuda, señaló.

Llamazares remarcó que el Gobierno central "era consciente de que esta liquidación negativa podía producirse" y aun así, "a lo largo de 2020 promocionaron como una gran medida de apoyo a las entidades locales que las entregas a cuenta se mantuviesen referenciadas a una cifra de crecimiento irreal y desproporcionada".

Desde el grupo municipal del PP se propondrá en el próximo Pleno municipal que el Ejecutivo central "condene la deuda generada por la liquidación negativa de la PIE de 2020 para paliar las graves consecuencias que tendrá sobre los ayuntamientos españoles en general y en el de Avilés en particular", en el año 2022, cuando se realice esa liquidación.

Si esta condonación no saliera adelante, entonces el PP plantea que "se aplace dos años la devolución de la deuda y posibilite el fraccionamiento de su abono en 10 años, ampliables a otros 10 en caso de que existan problemas de liquidez". Eso mismo, añade, ya se hizo en 2012 con las liquidaciones negativas de los años 2008 y 2009, cuando estalló la crisis económica.

Compartir el artículo

stats