Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis del covid dispara la pobreza: Cruz Roja atiende ya a un 52% más de familias

La ONG llega a casi un millar de solicitantes, mantiene las ayudas apremiantes y alerta de que la brecha de la desigualdad aumenta

Imagen de archivo de personas esperando por alimentos repartidos por la asamblea de Cruz Roja de Avilés al inicio de la pandemia. | Mara Villamuza.

Imagen de archivo de personas esperando por alimentos repartidos por la asamblea de Cruz Roja de Avilés al inicio de la pandemia. | Mara Villamuza. Mara Villamuza

La pandemia por el covid-19 ha extendido la pobreza en la comarca avilesina. Tanto es así, que Cruz Roja de Avilés ha visto incrementado en un 52 por ciento el número de nuevas familias que solicitaron su auxilio, medio millar más que antes de la crisis sanitaria. Desde la organización gubernamental se alerta de que muchas de estas familias continúan necesitando ayuda, y que la brecha de la desigualdad sigue creciendo.

Begoña González, presidenta de la asamblea de Cruz Roja en Avilés explica que durante el 2020 se atendieron unas 960 solicitudes, “de las que el 52 por ciento de las llamadas recibidas nunca habían recurrido” a esta organización no gubernamental y que lo hicieron para solicitar “ayudas apremiantes”. La mayor parte de ellas siguen necesitando este apoyo.

El perfil de estos solicitantes corresponde con el de familias que no percibían el salario social íntegro y que no habían recibido ayuda de alimentos distribuidos por Cruz Roja, perceptores de prestaciones como subsidio de desempleo, inmigrante en situación irregular y que trabajan en la economía sumergida y perdieron su empleo, solicitantes de asilo, personas o familias afectadas por expediente de regulación de empleo o con trabajos precarios. “La pandemia no solo paralizó el empleo regulado, sino que bloqueó la economía sumergida donde muchas familias de extrema vulnerabilidad se apoyaban con pequeños ingresos para dar respuesta a las necesidades más básicas”, expone Begoña González.

Con fondos propios, la colaboración de donantes y de empresas, Cruz Roja entregó kits de alimentos, de higiene y también vales y cheques para la adquisición de productos de primera necesidad, además de donar alimentos en especie para los casos más urgentes. “El apoyo continúa en aquellos casos en los que las situaciones son más graves y no pueden recibir apoyos desde otros proyectos de Cruz Roja a nivel local”, añadió su presidenta.

Además de la entrega directa de productos como alimentos y medicamentos, entre otros, también se llega a abonar en los casos más extremos recibos de luz, agua y gas, transporte o cualquier otra necesidad vital de las familias. Y no solo eso, en 2020 la asamblea local realizó 158 intervenciones para evitar la pérdida de la vivienda habitual, evitando así que las personas afectadas pasaran a una situación de exclusión residencial. A cargo del Fondo de Ayuda Europea a las personas más desfavorecidas (FEAD), se desarrollaron 1.353 intervenciones.

“La pandemia ha golpeado de manera más virulenta a aquellas familias y comunidades que ya partían de una situación difícil, aumentando las desigualdades”, alerta Begoña González.

Cáritas alerta del "futuro complicado"

Cáritas es otra de las organizaciones que el año pasado vio aumentar las peticiones de ayuda para cubrir las necesidades más básicas. Sonia Artime, su responsable en Avilés, remarca que “desde antes de la pandemia, la tasa de pobreza va creciendo”, lo que ya se detectó en 2019. Asegura que en el año de la pandemia “los servicios sociales y los distintos mecanismos de ayuda pararon el golpe, pero ahora las situaciones se van complicando”.

El motivo es que, si bien “la prohibición de desahucios o cortes de suministro estuvieron muy bien, pero la deuda que las familias fueron generando esos meses es imposible de pagar si todos sus miembros siguen en paro o con sus ingresos mermados por los expedientes de regulación de empleo y ahora ya no cuentan con esas medidas de protección”. Sonia Artime advierte de que en Cáritas “cada vez atendemos casos más complejos. La perspectiva de futuro de muchas familias es muy complicada”.

Compartir el artículo

stats