Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Saint-Gobain parará el mes de noviembre para reparar el horno de La Maruca

Avilés recibe parte de la producción de Stolberg, que paró por las inundaciones de Alemania

La multinacional Saint-Gobain comunicó a la representación sindical en la planta de La Maruca que ya tiene fecha prevista para iniciar la reparación del horno de la fábrica avilesina, el corazón productivo de las instalaciones. Está previsto que las obras comiencen el próximo día 2 de noviembre y que se alarguen durante un mes. Esto quiere decir que durante los treinta días que dure la obra, la producción estará suspendida.

Lo que está previsto es la reparación de la solera de la instalación, esto es, la parte baja. Y, además, la instalación de una nueva pared de ladrillo refractario en el interior del artilugio. Según los representantes sindicales, esta intervención sobre el horno le va a dar “tres años más de vida, pero serán los últimos”. Y es que un artilugio tan principal como el centro de producción cuenta con una vida útil de entre 15 y 20 años y el de Avilés comenzó a funcionar en 2008, tras el gran incendio de marzo de aquel año.

Este anuncio, que hizo la dirección de la fábrica de Avilés, se suma al de la asunción de carga de producción en La Maruca procedente de la planta de Stolberg, en el estado alemán de Renania del Norte Westfalia, en el occidente de Alemania. Las fuertes inundaciones de estas pasadas semanas ha dejado inservible la fábrica, al menos hasta el próximo mes de septiembre.

El horno de Avilés asume una parte pequeña de su tarea. La otra parte irá a Polonia. Sin embargo, la asunción de esta nueva tarea (escasa, en todo caso) no guarda relación con el arreglo del horno. Desde la dirección subrayan que la elección de noviembre para la intervención "sigue el plan establecido hace semanas".

La situación del sector, según el traslado que la dirección hizo a los trabajadores, es de fuerte demanda de vidrio y, a la vez, dificultades en la exportación como consecuencia del elevado coste de alquiler de contenedores de los barcos. O sea, que el precio del vidrio ahora se ha incrementado. Este aumento, sin embargo, no se ve reflejado en los márgenes contables porque ha subido también el precio de la energía.

La planta avilesina de Saint-Gobain, además, se ha visto afectada por los problemas de suministro de PVB, o vidrio laminar, que es el plástico que se coloca entre dos vidrios fundiénse en uno solo. La causa de la caída de suministro es que la fábrica proveedora, en los Estados Unidos, sufrió recientemente un incendio cuyas consecuencias, sin embargo, están listas para ser subsanadas.

La dirección de la fábrica presentó también a los representantes sindicales una futura reorganización del personal de varios departamentos de producción en La Maruca. Los sindicatos no recibieron bien esta noticia.

Compartir el artículo

stats