Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vecindario de Los Amanteles: “Estamos hartos de vivir con miedo”

Los vecinos exigen el derribo de una vivienda ocupada

La calle Los Amanteles, en Avilés. | LNE

La calle Los Amanteles, en Avilés. | LNE

Los vecinos de Los Amanteles, la calle avilesina donde el pasado martes falleció un toxicómano ‘okupa’, están hartos de vivir con miedo e inseguridad y exigen al gobierno local que se derribe la vivienda. Hace ya casi quince años que la promotora decidió adquirir el inmueble con la finalidad de construir en la zona numerosos chalets. La crisis hizo que esto no fuese posible y que la vivienda se abandonase. Desde entonces, permanece ocupada por familias que no dan más que problemas, afirman los residentes en la zona.

El vecindario, formado por población de edad, denuncia los problemas a los que se enfrentan día tras día: robos, trapicheos, y mucha agresividad. “Es vergonzoso que sigamos así después de tantos años. Lo único que pedimos es que tiren la casa, como hicieron con la otra, así se acaban los problemas”, denuncian los vecinos a este diario.

Los ‘okupas’ desafían al vecindario con patadas a los coches y robos en viviendas, incluso con los residentes en su interior. “Entraron cuando estaban durmiendo y a un chico le manipularon la furgoneta de reparto del trabajo y le llevaron todo lo que tenía. No hay derecho”, explican los vecinos.

Ellos mismos fueron los encargados de rescatar a los animales que allí tenían hambrientos y en un estado deplorable en la vivienda ‘okupa’. “En ocasiones han tenido perros y los han abandonado. Tuvimos que llamar a la Policía Local para que los llevase a la protectora porque daba pena verlos”, afirmó un vecino. Además, recalcan que la zona permanece abandonada y aislada del resto de la ciudad, mientras que el barrio La Luz “está perfectamente comunicado y asfaltado”, reprochan.

“Es terrible el estado en el que está la carretera y las aceras. Yo ya me caí una vez porque había una baldosa suelta. También los pasos de cebra se los saltan. Una vez casi me pillan. Para desplazarnos ya no tenemos ni autobuses urbanos, en la pandemia quitaron los pocos que pasaban. Esto es tercermundista”, manifestó otra vecina.

El gobierno local, que aún no se ha pasado a ver la zona después del hallazgo del fallecido, recalcan las mismas fuentes, no ofrece soluciones a Los Amanteles. “Aún tienen la ropa tendida y, evidentemente, no vamos quitarla nosotros”, protestaron los vecinos. Los residentes sostienen que ellos son muy tranquilos y que lo único que demandan es que se derribe la vivienda para evitar los conflictos y poder vivir en paz. “¡Que la tiren!”, exclamó una vecina.

Compartir el artículo

stats