Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feminismo grabado en piedra

Cristine de Pizan y Olympe de Gouges, protagonistas de la ruta teatralizada sobre la lucha de las mujeres en la Historia

El personaje de Olympe de Gouges interpretado por Susana Gudín.

El personaje de Olympe de Gouges interpretado por Susana Gudín.

“Es interesante que se hagan estas rutas y me llama la atención que sea teatralizada. Además, está muy bien que sean gratuitas porque así apunto también a mis amigas. Queda mucha historia por descubrir de nuestra ciudad”, afirmó la avilesina Carmen García, que ayer se sumó a la ruta “Mujeres que hicieron historia”. La propuesta incluida en la oferta turística de la ciudad este verano evidenciaba que ellas siempre han estado en una posición inferior la de los hombres y muchas han sido borradas de la historia.

Patricia Pérez, historiadora del arte y miembro de la empresa cultural “Cuéntame un cuadro”, fue la encargada de narrar a la quincena de asistentes la posición de la mujer en el siglo XIV, principalmente, por las calles avilesinas.

Cristine de Pizan, a la izquierda, interpretada por Susana Gudín, junto a la capilla de los Alas. | Mara Villamuza

En estos recorridos, Avilés opta por recuperar el legado de Cristine de Pizan y Olympe de Gouges a través de la teatralización. Susana Gudín, actriz y cantante de ópera, fue la elegida para dar voz a ambas mujeres. “Hola, buenas tardes a todos, soy Cristine de Pizan y pertenezco a la Corte francesa del siglo XIV”, se presentó la actriz a las puertas de la capilla de los Alas.

Pizan era hija de Tommaso di Benvenuto, un astrólogo italiano. Aunque fuese poco común en la época, Tommaso dio a Cristine la oportunidad de estudiar al igual que lo habían hecho sus hermanos. Para ello, entregó a la niña la llave de la Biblioteca Real para que pudiese empaparse de sabiduría.

Y Cristine estudió Filosofía. Con 15 años conoció al amor de su vida y a su futuro marido, Étienne du Castel. La fatalidad llegó a la vida de Cristine arrebatándole en un corto periodo de tiempo a su padre y a su marido.

Por aquel entonces, la mujer que enviudaba debía casarse con otro hombre. Cristine se negó y decidió convertirse en escritora para mantener a su familia. “Las palabras son ahora el amor de mi vida”, relató la actriz. Pizan escribió “La ciudad de las damas” para mostrarse en contra de la tradición masculina de crear una conciencia de género.

Feminismo grabado en piedra

Recorriendo las calles avilesinas, los asistentes se encontraron en la iglesia nueva de Sabugo a Olympe de Gouges, la francesa autora de la Declaración de los derechos de la mujer. De Gouges nació en 1748, época en la que comenzaba el nuevo orden, en una villa francesa. “Los hombres son buenos por naturaleza y tenemos que educarlos para que sean ciudadanos de provecho, ¿y a las mujeres?”, relató Susana Gudín.

En 1789, cuando triunfa la Revolución Francesa, salen a relucir los esfuerzos de todas las mujeres por conseguir los mismos derechos para todos y la igualdad. Pero, sin embargo, tanto trabajó no surtió efecto ya que quedaron desplazadas de la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano.

Olympe de Gouges, una vez comprobó que las mujeres no estaban incluidas en esos derechos, reclamó reunirse con la Asamblea Nacional. “Finalmente, después de una incansable lucha, logró Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana”, finalizó la actriz, quien aseguró haberse empapado de historia para desarrollar su papel. “Ambas rompían los moldes de la época y por eso merecen ser recordadas”, concluyó Gudín.

Compartir el artículo

stats