Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fran Juesas, actúa en “Luanco al Mar”: “Dar un concierto es como montar en avión, al principio te asusta”

“Me gusta la música comercial, pero no la de ahora, sino la de hace veinte años; la actual me parece todo lo mismo”

Fran Juesas, sobre el escenario.

Fran Juesas, sobre el escenario.

El festival “Luanco al Mar”, que se celebrara en el muelle viejo de Luanco, acoge al cantante ovetense Fran Juesas acompañado de artistas como Nando Agüeros o Chus Serrano. Aunque la pandemia haya retrasado la celebración de conciertos, Juesas coge con ganas y fuerza el festival y afirma que “está funcionado muy bien y la gente se anima a comprar entradas”. Su actuación tendrá lugar el lunes 9 de agosto, a las 21.30 horas.

–¿Cómo comenzó en este mundo?

–Tenía 20-25 años cuando empecé en una orquesta de bodas. Era muy aficionado a la guitarra y tenía miedo a los escenarios. En la compañía estuve un par de años pero la música lo tenía más como hobbie porque yo tenía mi trabajo y es muy difícil comenzar en esto. Trabajaba en una empresa de fotografía de papel como técnico de laboratorio y viajaba mucho. El negocio estaba pasando por un bache y me quedé en el paro. Decidí empezar a cantar, que es lo que siempre había querido hacer. Empecé tarde en este mundo, tenía 43 años y todo empezó a cambiar cuando me metí en ello.

–¿Fue difícil darse a conocer?

– Primero iba por los bares haciendo pequeños conciertos. Daba mi tarjeta para que me llamasen y las redes sociales me ayudaron mucho. Al fin y al cabo tienes un medio de comunicación en tu bolsillo. Los gerentes de los bares veían vídeos por ahí y me llamaban. En Avilés fue donde todo empezó a funcionar bien y ahí ya me estaba posicionando. Pero he de decir que no fue buscado, comenzó solo. Esto siempre va de más a menos.

–¿Cómo aprendió a tocar la guitarra?

–Fui completamente autodidacta. Con 20-21 años me dejaron una guitarra y un libro con acordes. Hasta entonces yo cogía la escoba en mi casa y hacía que tocaba la guitarra delante del espejo. Pero cuando probé de verdad, estuve dos años pegado a ella tocando canciones de los 80 y 90.

–Y ese miedo escénico, ¿ha desaparecido?

–Sí. En 2019 di 199 conciertos. Al fin y al cabo es como montar en avión. Primero te asusta y luego ya te acostumbras. Aunque sí que sigo teniendo miedo y respeto, sobre todo cuando saco cosas nuevas, pero ya tengo más confianza. Confío en mí.

–¿Qué artistas le inspiraron?

–Escuchaba Revólver, por ejemplo, aunque siempre he escuchado de todo. En las cintas podía tener por un lado a Metallica y, por otro, a Eros Ramazzotti. Sí que es verdad que me gusta la música comercial, pero no la de ahora, sino la de hace 20 años. La de ahora me parece todo lo mismo.

–¿Cómo ha llevado la pandemia?

–Pues la verdad es que no me ha ayudado para componer. Para componer necesito estar con el ánimo arriba y las noticias del telediario eran horribles. No tenía ni ganas ni inspiración. Empecé a componer cuando empezamos a salir. Pero, además, tengo una ventaja. Y es que al tocar yo solo no tengo tantos impedimentos como si estuviese en un grupo.

–¿Tiene ganas de actuar en “Luanco al Mar”?

–Muchísimas. La pandemia no nos ha permitido hacer muchos conciertos y parece que comenzamos a salir adelante. Además, el público estará sentado y no es el mismo ambiente porque si estás de pie disfrutas más tomándote algo y tienes libertad, aunque a mí siempre me ha gustado más ver los conciertos sentado. El año pasado actué en San Mateo y también fui como espectador y prefiero estar sentado, así no me canso.

–¿Qué repertorio tiene pensado para el concierto?

–Será un poco de todo, aunque el concierto es una despedida de mi último disco, “Tiempo”. Dentro del hay una canción con el mismo nombre. La hice en un momento de frustración de mi vida que fue cuando me fui al paro. La actuación también tendrá versiones para recordar esos pinitos en los bares.

–¿Sobre que tratan las canciones del disco “Tiempo”?

–Todas ellas giran en torno al mismo tema, el amor y el desamor. Cuentan historias de cosas que me han pasado y revivo esos momentos a través de ellas.

–¿Qué proyectos tiene en mente?

–Pues mi segundo disco verá la luz el año que viene. Intentaré poder sacarlo en diciembre, o si no, en marzo.

–¿Tiene previsto algún concierto más?

–Por ahora solo quiero centrarme en el disco que comenté. Para componer canciones hay que estar centrado en ello. Ni tan siquiera sé cómo se va a titular, pero tengo varias ideas.

–¿Algo entre manos que vaya a salir dentro de poco?

–No puedo adelantar mucho, pero igual saco un single pronto. Solo puedo decir que no tratará ni de amor ni desamor. Hasta ahí puedo decir.

Compartir el artículo

stats