Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A la costera de bonito solo le queda cupo para que los barcos pesquen durante esta quincena

De mantenerse el actual ritmo de capturas la campaña podría batir el récord de la del año pasado como la más breve de la historia

Una pasada descarga de bonitos en el muelle pesquero de Avilés.

Una pasada descarga de bonitos en el muelle pesquero de Avilés.

Las descargas masivas de bonito producidas la semana pasada en los puertos de la costa cantábrica han elevado hasta el 75 por ciento el porcentaje de cupo ya consumido, lo cual deja a la flota unas posibilidades de capturas de solo 4.307 toneladas ante de que la Secretaría General de Pesca decrete el cierre de la campaña. De mantenerse el ritmo de pesca de los últimos días, el cupo residual alcanzará a duras penas para que los barcos mantengan la actividad hasta el 13 de agosto.

El año pasado la costera acabó el 15 de este mes, lo que la convirtió en la más corta de la historia; este año los pescadores temen que acabe incluso antes, lo que marcaría un nuevo récord negativo. Desde hace un lustro la campaña del bonito del norte finaliza de forma prematura en la segunda quincena de agosto; los tiempos en los que se prolongaba durante el mes de septiembre e incluso algunos días de octubre empiezan a darse por irrecuperables.

El consumo de cuota de bonito se disparó del día 26 de julio en adelante, tanto que en diez días se gastó un 14,57 por ciento del total disponible (17.258 toneladas), lo cual elevó el porcentaje consumido del 60,47 por ciento al ya citado 75 por ciento. “A este ritmo quedan dos semanas de pesca como mucho.

El consumo acelerado de cuota va ligado a la capacidad de pesca de los diferentes barcos que participan en la costera; el mayor porcentaje de capturas lo realiza en estos momentos el segmento de flota que se dedica a la pesca de tanqueo (con cebo vivo)”, explican desde la rula de Avilés, la que junto a la de Gijón se reparte la comercialización del bonito en Asturias.

La flota pesquera del Cantábrico se benefició este año del incremento de la cuota de bonito que aprobó la Unión Europea a la vista del buen estado del stock de la especie: un 12,5 por ciento más que en 2020, lo cual elevó las posibilidades de captura a a 37.801 toneladas, de las cuales a la flota española le corresponden 17.258 toneladas.

Además, la costera empezó en junio con cifras muy contenidas de capturas, lo cual hizo pensar en que la campaña podría extenderse hasta septiembre. Pero todos esos pronósticos se han venido abajo durante una segunda quincena de julio “explosiva” en términos de capturas.

Las poco más de 4.000 toneladas de bonito del norte ahora mismo disponibles para la flota española abocan a superar en pocos días el consumo del 90 por ciento del total del cupo, una circunstancia que suele marcar el anuncio del cierre preventivo de la pesquería estacional, antesala de la prohibición total de pesca.

Impedir la venta de atunes capturados con artes pelágicas

La rula de Avilés hace un llamamiento a que todos los puertos pesqueros españoles se nieguen a comercializar las capturas de los barcos que pescan bonitos con artes pelágicas. Se trata de embarcaciones que utilizan aparejos prohibidos por la legislación española, pero que, paradójicamente, pueden descargar y vender las capturas en España.

Sin ir más lejos, el pasado sábado dos de esos barcos atracaron, descargaron y vendieron en el puerto de Gijón, lo cual provocó una oleada de indignación entre los pescadores asturianos.

En años pasados, lonjas como la de La Coruña o Cillero, ambas gallegas, también aceptaron despachar a estos polémicos barcos; la rula de Avilés, por contra, siempre se ha negado a atenderlos, una cuestión que la gerencia relaciona con la defensa de las artes selectivas que utilizan los pescadores asturianos, con su compromiso ambiental y con su idea de excelencia comercial.

Entre tanto, el sector pesquero asturiano clama por que Europa generalice la prohibición de las redes pelágicas para capturar bonitos.

Compartir el artículo

stats