Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La toponimia encalla en La Arena: el alcalde de Soto del Barco denuncia graves insultos

Una campaña de amenazas y hostigamiento ensombrece la reposición de San Juan en el nombre del pueblo costero

Señal de tráfico a la entrada de La Arena con doble toponimia.

Señal de tráfico a la entrada de La Arena con doble toponimia. I. G.

La polémica toponímica ha saltado en Soto del Barco con espoleta de efecto retardado, porque, si bien ha sido ahora cuando se enconaron los ánimos, la aprobación de los topónimos asturianos data de 2017 y entonces nadie manifestó la menor contrariedad. El epicentro de la polémica se halla en La Arena (antes de la revisión toponímica San Juan de la Arena), donde hace meses surgió un movimiento identitario que reclama la recuperación del topónimo con el santo incluido. No se trata, necesariamente, de una reivindicación religiosa, sino de cuestión de arraigo del antiguo nombre. Aparte de una recogida de firmas e iniciativas políticas del PSOE y el PP, las redes sociales fueron caldo de cultivo de la controversia, y en ese maremagnum surgieron graves insultos al alcalde, Jaime Menéndez Corrales, y amenazas de “meter fuego al Ayuntamiento con el gobierno dentro”. Con ese inquietante telón de fondo, el pasado viernes el Pleno de Soto del Barco aprobó implantar la doble toponimia, una forma de tener a todos contentos y que amansen las aguas.

El Alcalde aseguró ayer a este diario que, dada la gravedad de los insultos recibidos y la campaña de hostigamiento, ha iniciado consultas jurídicas de cara a denunciar los insultos. En el plano político, explica así la iniciativa de optar por la doble toponimia: “Si por algo se caracteriza la actuación de mi partido (la formación independiente CISB) es por promover los valores de tolerancia, respeto y convivencia pacífica entre los vecinos. Es por ello, y para acabar con el clima generado, que llevamos al Pleno una propuesta –aprobada por mayoría absoluta (solo se abstuvo el único edil del PSOE)– para pedir a la Consejería de Cultura que declare el carácter oficial de los topónimos de Soto del Barco tanto en asturiano como en castellano”.

El Pleno llamado a poner paz no estuvo exento de controversia. El edil del PSOE, Omar Suárez Valdés, pidió al equipo de gobierno explicaciones del motivo por el que proponía la doble toponimia: ¿por razón del clamor popular o por la “violencia verbal” de una minoría? La respuesta del gobierno –“la razón está detallada en la moción”– no satisfizo al concejal socialista, que se abstuvo pese a haber sido en el pasado uno de los más activos defensores de la doble toponimia. Suárez Valdés, quien condenó expresamente todo tipo de violencia, explicó en un vídeo subido a su página de Facebook la razón de su abstención: “Me abstuve, estando a favor de la doble toponimia, porque estoy en contra de que las cosas se hagan por miedo”. Para el partido mayoritario de la Corporación, el que forma el gobierno, esta actitud del concejal del PSOE denota “incoherencia”.

Previo al Pleno, el Alcalde tomó la iniciativa de telefonear al director de Política Llingüística del Principado, Antón García, al que trasladó la fea situación que se está viviendo en Soto del Barco a costa de la toponimia y anunció la propuesta que llevaría al Pleno. Este fue el único contacto entre el gobierno local y la Consejería de Cultura, que es el organismo que ahora tiene la última palabra con respecto al uso indiferente del nombre La Arena o San Juan de la Arena (además del resto de topónimos del concejo).

Con anterioridad también al Pleno del pasado viernes, en el del jueves de la semana pasada los partidos de la oposición –PSOE y PP– habían presentado su propia moción solicitando el inicio de trámites para implantar la doble toponimia en Soto del Barco. Esa moción fue tumbada por la mayoría de la CSIB al entender que no estaba “debidamente razonada”. Entre otros argumentos, el PSOE y el PP reprochan al equipo de gobierno no haber realizado una encuesta entre los vecinos para conocer sus preferencias sobre los nombres y tildan de “no entendible” que se haya eliminado de la toponimia oficial “al santo patrono de la localidad” dejando el nombre de San Juan de la Arena reducido a La Arena, “un nombre utilizado generalmente en Asturias para referirse a un conocido barrio de Gijón”.

Compartir el artículo

stats