Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Saint-Gobain cerrará el año con una caída de la demanda prevista de parabrisas

Las piezas fabricadas en La Maruca vuelven a estar por debajo del millón como consecuencia de la crisis del automóvil: 300.000 coches menos

Parabrisas apilados en las instalaciones de Saint-Gobain. | Ricardo Solís

Parabrisas apilados en las instalaciones de Saint-Gobain. | Ricardo Solís

El mercado del automóvil, lejos de tomar aire, cada día que pasa se sumerge más en la sima de su propia crisis, de tal modo que su industria proveedora sufre las consecuencias en primera persona. Eso es lo que está sucediendo desde hace meses en el departamento de Sekurit (parabrisas) de la planta de Saint-Gobain Cristalería de La Maruca y eso mismo es lo que va a seguir sucediendo el año próximo según la previsión de la dirección del área comunicada a los representantes sindicales avilesinos hace pocos días.

La plantilla al completo que fabrica parabrisas en Avilés está regulada de forma temporal desde esta pasada primavera. Lo previsto es que se mantenga de este modo hasta final de año. Esto supondrá que la fábrica de La Maruca cerrará el ejercicio con 85 días sin fabricar parabrisas. Se da la circunstancia de que este expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), el vigente, se sustentaba en que la demanda prevista iba a obligar a la multinacional a fabricar 1,04 millones de piezas este año. No podrá ser. Según comunicó la empresa a los representantes sindicales esta caída será más profunda, tanto que va a ir por debajo del millón de piezas en doce meses.En 2020, en el año de la crisis del coronavirus, salieron de Avilés 923.000 parabrisas cuando en 2017 la producción había alcanzado el número mágico de 1, 3 millones.

La explicación de esta situación está en la crisis de los semiconductores: estas piezas de ingeniería han dejado de fabricarse en todo el mundo, primero, por la pandemia del año 2020, y, después, por accidentes consecutivos en las plantas principales que los producen (en Texas, en Estados Unidos, y en Japón). Esto ha creado la paradoja, dicen los expertos, de que la ausencia de semiconductores impide que se fabriquen máquinas que aceleren la producción de semiconductores. En el negocio de los coches esto se traduce en 300.000 vehículos menos salidos de las fábricas españolas. O sea, 300.000 parabrisas menos.

“Las previsiones para el 2022 no son mucho mejores”, reconoce la sección sindical del SOMA-FITAG-UGT en un comunicado público. Comisiones Obreras señala a este respecto: “Creemos que es hora de recuperar la normalidad, un tercer año de ERTE sería una losa con la que los trabajadores de este centro no deben cargar”. Para evitar que se materialice esta prospección negativa de futuro, la dirección avilesina se ha abierto a recoger piezas de fábricas del grupo en el continente. El pasado día 24 se cerró la de Lisboa (ahora los representantes sindicales están negociando el cierre y saliendo a la calle para defender sus puestos de trabajo: la empresa no prevé traslados, ni reparto inmediato de su cuota de mercado con otras plantas).

La fábrica trabaja por la llegada de nuevas inversiones (la principal es la de serigrafía digital, única en las plantas de Saint-Gobain en el mundo). Además, la dirección mundial ha prometido nuevos modelos de parabrisas para Avilés, aunque el número previsto todavía es discreto (un techo solar y un vehículo de carga).

Compartir el artículo

stats