Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Itvasa busca suelo para constuir una nueva ITV en Avilés ante la elevada demora

El tiempo de espera supera los dos meses, el mayor de Asturias

Un inspector de la ITV revisa un automóvil en uno de los fosos de la estación avilesina

Un inspector de la ITV revisa un automóvil en uno de los fosos de la estación avilesina

El Principado busca terreno para construir una nueva nave de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en Avilés, ante la saturación de la actual. De hecho, es la que más tiempo de demora registra de toda la región, con dos meses. Las futuras nuevas instalaciones dependerán, además de hallar una buena ubicación, de los presupuestos regionales de 2022, ya que deben figurar en ellos la inversión para poder acometerla.

La propuesta inicial pasaba por ampliar las instalaciones de la ITV en Avilés, pero la elevada demanda y la ubicación y distribución actual hacen más recomendable la construcción de una nueva nave. La decisión ya estaba clara el año pasado, pero la pandemia por el covid-19 trastocó todos los planes iniciales, según coincidieron en señalar distintas fuentes consultadas.

La misma situación se daba en Gijón, donde la empresa pública Itvasa (gestiona las estaciones de la ITV) ya ha conseguido la licencia para construir una nueva nave en Granda, pese a la fuerte oposición a la que se tuvo que enfrentar y que le obligó incluso a realizar un estudio sobre la contaminación del suelo.

Solicitar cita para pasar la ITV en las instalaciones avilesinas suponía ayer una demora de 64 días. Le seguían Gijón con 37; Siero (30), Pruvia (28), Nalón (16), Mieres (15), Oriente (14), Cangas del Narcea (10) y Jarrio 3 días.

La problemática se volvió aún más acuciante al decretarse el estado de alarma en marzo del año pasado. Las estaciones de ITV asturianas estuvieron cerradas durante 70 días, en las que se suspendieron unas 80.000 inspecciones en el Principado. En el caso de Avilés el año pasado llegó a ser de hasta cinco meses.

Según los últimos datos, a 31 de agosto la estación de Avilés había realizado un total de 51.746 inspecciones, de las cuales 35.270 han sido las primeras –cuando el vehículo ha cumplido los cuatro años–. Un año antes, en esa misma fecha se habían realizado 36.812, de las cuales 25.981 habían sido primeras inspecciones.

Las cifras que maneja ITVASA da idea de la saturación que existe en las instalaciones avilesinas. Según las fuentes consultadas, la necesidad de ampliar “ya es una urgencia”, pero coinciden también en señalar que de momento no hay decisiones adoptadas y que es necesario esperar a que haya presupuestos regionales en los que se contemple la inversión.

Pero además de buscar un sitio idóneo para la ubicación de la nueva planta, ITVASA y el Principado quieren evitar por todos los medios que se suscite una nueva polémica como la que surgió en Gijón, que ha retrasado la puesta en marcha del proyecto pese a la necesidad perentoria que desde la empresa pública se enarboló para justificar la urgencia de la situación.

Las dificultades de la empresa de inspecciones técnicas de vehículos para las contrataciones

El problema al que se enfrenta la empresa pública Itvasa, que gestiona las estaciones de ITV en Asturias, no es solo de capacidad para absorber toda la demanda. También lo es contratar personal. Y es que, tras los últimos cambios legislativos, también se modificaron las condiciones que se exigen a los inspectores, mucho más duras.

El problema es que el número de contrataciones también está limitado y además los contratos son temporales. La cualificación que se exige para presentarse a las pruebas de inspector de ITV es Técnico Superior en Automoción, “que hay pocos, muy pocos, y son muy demandados en el sector”, señalaron las fuentes consultadas.

En su defecto, también se admiten técnicos de grado medio, pero deben tener al menos tres años de experiencia. “Son muy pocos los que en estas condiciones no tienen trabajo, porque la mayoría lo tienen y con contratos indefinidos. Así que es muy difícil que dejen su empleo para ir a la ITV con un contrato temporal y ganando menos dinero”, explicaron las mismas fuentes.

Ahora mismo está abierto un proceso de selección y, si ocurre como en ocasiones anteriores, es probable que la empresa pública se encuentre con dificultades para realizar la totalidad de contrataciones. En el caso de la elevada demanda de Avilés, ampliar el número de contratos a medio y largo plazo no es una solución, según las mismas fuentes, ya que el problema al que se enfrentan las instalaciones avilesinas es de capacidad de la infraestructura para absorber la cantidad de vehículos que solicitan pasar la ITV en ella.

Compartir el artículo

stats