Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía Local es el autobús escolar para una niña de Riberas sin transporte a Soto

El Ayuntamiento carga contra el Principado: “Si la Administración no ofrece los servicios mínimos, ¿cómo atraemos población a la zona rural?

El agente sotobarquense Jaime Pérez, ante la Casa Consistorial de Soto. | |

El Colegio Rural Agrupado (CRA) de Riberas cerró este curso por falta de alumnos. Una pequeña de esa localidad sotobarquense carece de servicio de transporte escolar para desplazarla al colegio de la capital del concejo cada mañana. El centro trasladó el problema al Ayuntamiento y a falta de soluciones, el único policía local del concejo, Jaime Pérez, –los otros dos están recientemente jubilados y sus plazas pendientes de licitar– es el encargado de ir a buscar a la alumna y llevarla a su centro educativo. “Arbitramos esa solución provisional pero no puede ser que Educación no dé soluciones a este problema y máxime cuando la enseñanza es obligatoria, es increíble”, afirmó el concejal de Cultura, Francisco Javier García. “Los primeros días fue con su madre en tren y con el otro pequeño al cuello”, apuntó el concejal de la CISB, que confía en una pronta solución a este problema, no sin antes cargar contra las trabas para escolarizar a una pequeña que carece de centro educativo en su localidad. “Estamos hablando de la educación, como queremos atraer población a las zonas rurales si la administración no ofrecen los servicios mínimos, luego se les llena la boca hablando de la España vaciada”, abundó el concejal, quien explicó además que “Educación pidió a la familia que solicitara ayudas al transporte y a vez indicaron que esa subvención igual no cubría el servicio”. García indicó además que el concejo solo cuenta actualmente con un agente y que por, circunstancias, puede ir a buscar a la niña a Riberas y trasladarla a Soto, pero “no puede seguir así”.

El edil se refirió asimismo a la ausencia de comedor escolar en el colegio de La Arena después de que el concurso para ofrecer ese servicio quedara desierto. “Confío en que pueda haber comedor próximamente, es más, hablamos con la dirección del centro y le trasladamos que el colegio de Muros tiene un contrato propio para ver si así podemos encontrar una solución”, apuntó García, quien lamenta la posible ausencia de ese servicio teniendo en cuenta la “buena acogida” que tenía entre los escolares y más aún en un centro que había crecido hasta rondar los cincuenta pequeños.

Compartir el artículo

stats