Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El empresario avilesino José María Tejero deberá ingresar en la cárcel por orden de la Audiencia Provincial

La empresa a la que el ex dueño del Real Avilés estafó en la venta de dos gasolineras pide la ejecución de la pena de dos años de prisión al no haber cobrado la indemnización adeudada

José MaríaTejero.

José MaríaTejero. Julián Rus

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo, con fecha del día 14 de este mes y comunicación realizada ayer, ha dictado un auto para que se proceda a la ejecución de la pena de dos años de cárcel a la que fue condenado con firmeza en 2018 el empresario avilesino José María Tejero del Río, quien entre otros cargos fue máximo accionista y presidente del Real Avilés hasta el año pasado. La condena es consecuencia de la comisión de un delito de estafa agravada en la venta de sendos terrenos vinculados a dos gasolineras ubicadas en Avilés (en Villalegre y la avenida de San Agustín).

La orden de ejecución de la pena que pesa sobre Tejero del Río va acompañada, por parte de la Audiencia Provincial, del libramiento de los oficios para su cumplimiento en un centro penitenciario y la comunicación de la resolución al Registro Central de Penados y Rebeldes para su inscripción. Según ha podido saber este diario, el despacho de abogados que asiste al empresario ha iniciado los trámites para recurrir el auto.

La sentencia condenatoria señala que en una escritura de compraventa fechada en 2011 el acusado, actuando en representación de la sociedad Team Inmobiliario, vendió a la empresa Canivell y Fernández el pleno dominio de dos fincas con la ocultación de determinadas condiciones. El acusado, prosigue el fallo, faltó a la verdad, ocultando al comprador la modificación a la baja de una parte de los cánones variables sobre una de las fincas, por la que se rebajaba la cantidad anual por cada litro de carburante, frente a lo estipulado inicialmente. Asimismo, el acusado ocultó a la parte compradora que los cánones variables anuales derivados de los derechos de superficie sobre las fincas vendidas, habían sido pignorados por él mismo, actuando en representación de Team Inmobiliario, a favor del Banco Sabadell.

Con fecha 18 de diciembre de 2017 la Audiencia Provincial de Asturias condenó al acusado José María Tejero del Río como autor criminalmente responsable de un delito de estafa agravada, a la pena de dos años de prisión, a una multa de diez meses a razón de ocho euros diarios y a indemnizar a Canivell y Fernández en una cantidad a determinar.

Tejero presentó recurso ante el Tribunal Supremo con fecha 12 de julio de 2018, pero la sala de lo penal del Alto Tribunal desestimó el recurso, ratificando la sentencia de la Audiencia Provincial e imponiéndole las costas al recurrente. Se solicitó entonces por parte de la demandante la ejecución de sentencia (el cumplimiento de los dos años de prisión) y el demandado respondió en el verano de 2020 solicitando el aplazamiento de la pena durante un año, alegando que abonaría las cantidades adeudadas en dicho plazo. El tribunal accedió a la suspensión de la condena –algo común en estos casos, según expertos en Derecho–, pero condicionada a que cumpliese su compromiso de abonar la responsabilidad civil adeudada en el plazo máximo de doce meses. Una vez cumplido dicho plazo el pasado mes de julio, el condenado solicitó un nuevo aplazamiento de tres meses alegando razones de salud. Dicho aplazamiento no fue admitido y la consecuencia final de este culebrón judicial es que el empresario sigue en deuda con la parte demandante –una fuente afín a Tejero cifra en “unos doscientos mil euros” el importe de la misma– y con la Justicia.

Compartir el artículo

stats