Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Saint-Gobain anuncia la inversión de 3,7 millones en el horno de la fábrica de Avilés

La reparación, que empezará en un mes, obliga a detener la producción y la empresa plantea ocupaciones alternativas para la plantilla afectada

Un trabajador de Saint-Gobain en Avilés. | MARA VILLAMUZA

La dirección de la fábrica de Saint-Gobain en Avilés (antigua Cristalería Española) ha comunicado al comité de trabajadores la inversión de 3,7 millones de euros en la reparación del horno “float” de la factoría, una pieza fundamental del entramado vidriero de La Maruca puesto que del buen funcionamiento de dicho horno depende el suministro de materia prima (vidrio) a las líneas de producto acabado. Los trabajos a realizar consisten en una reparación general del horno, con sustitución, entre otros elementos, de su revestimiento refractario. Las fechas que ha dado la empresa para acometer la obras son inminentes: del 2 al 20 del mes de noviembre.

Debido a la necesidad de apagar el horno para poder acometer la reparación, la producción de vidrio se detendrá. Del mismo modo, quedará inactiva la llamada “zona fría” (puente de corte y almacenamiento interno). Los departamentos de Transformados y Logística no se verán afectados, en principio, por la parada en lo relativo a mantenimiento y carga de trabajo, según las explicaciones facilitadas al comité de trabajadores.

Debido a las necesidades organizativas de la llamada “zona caliente” (la vinculada más estrechamente al horno), la empresa ha anticipado que los días 2 y 20 de noviembre (inicio y fin de la parada) será necesario contar con un número “importante” de operadores en la fábrica para garantizar el éxito de esas delicadas operaciones y no causar daños a la instalación. El resto de jornadas, la disponibilidad de operarios es menor, pero la empresa quiere tenerla programada. La vuelta a los turnos convencionales se prevé a partir del 14 de noviembre.

Para los trabajadores cuya carga de trabajo desaparezca por la parada productiva, Saint-Gobain propone incorporaciones a otras líneas donde tengan experiencia, cursos de formación, recuperación de horas o cualquier otra ocupación alternativa “que redunde en la mejora de la productividad”. Así mismo, la dirección de la compañía hace un llamamiento a la incorporación de voluntarios que acepten cambios de calendario y horario; estos trabajados cobrarán una prima de 200 euros y disfrutarán de compensatorios en caso de generarse excesos de jornada.

De todo esto hablarán los sindicatos y los responsables de Recursos Humanos a partir de mañana, lunes, que es el día que está programada la primera de las reuniones convocada para llegar a un acuerdo que permita acometer con garantías la reparación del horno.

Compartir el artículo

stats