Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra del parque de Versalles suprimirá el aparcamiento en un tramo de Pelayo

El gobierno avilesino prevé comenzar en el primer semestre de 2022 la obra, que costará más de 1,3 millones y cuenta con financiación europea

Arriba, el parque de Versalles, con la zona de juegos al fondo. A la derecha, tramo de la calle Pelayo.

Arriba, el parque de Versalles, con la zona de juegos al fondo. A la derecha, tramo de la calle Pelayo.

La anunciada reforma integral del parque de Versalles comenzará en el primer semestre de 2022 y costará 1,32 millones de euros. El Ayuntamiento sacará a licitación en este último trimestre del año el contrato para la actuación, que comprenderá la renovación integral de esta zona verde así como la remodelación de sus espacios y funciones para contribuir a revitalizar la zona. La reforma implicará cambios en el tramo de la calle Pelayo que atraviesa el parque. No se restringirá la circulación de vehículos, pero sí que se delimitará esa zona mediante bolardos y se reducirá la velocidad máxima de circulación para facilitar y asegurar el tránsito peatonal. Además, se suprimirán las plazas de aparcamiento de ese tramo. Desde el gobierno aseguran que se compensarán con las que se habilitarán en la calle Fruela, donde las plazas ahora en línea pasarán a ser en batería. La parada de taxis se mantendrá.

Con la reforma proyectada (será cofinanciada en un 80% por los Fondos FEDER centro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado) se busca mejorar el uso del parque, su funcionalidad y accesibilidad, así como las conexiones con el barrio y entre los propios elementos que conforman la zona verde. Se trata de “potenciar las virtudes del parque sin modificar su ordenación general”, explicó el concejal de Diseño Urbano y Sostenibilidad, Pelayo García.

Se renovarán pavimentos, redes de saneamiento y riego, alumbrado, mobiliario urbano, equipamiento infantil y señalización y también se actuará sobre el arbolado. Se retirarán aquellos ejemplares que presenten riesgo de caída y se proyectan nuevas plantaciones.

Los redactores del proyecto han diseñado siete áreas o “burbujas estanciales” para favorecer el encuentro de vecinos y paseantes en zonas que ahora son de mero paso. Se distinguirán por su forma curva, el color del pavimento y el mobiliario. Estarán valladas y contarán con mobiliario urbano o deportivo, bancos o jardineras y tendrán una iluminación más intensa que los caminos de paseo. Además de estas siete zonas diferenciadas habrá otras tres para juegos infantiles y dos recintos para mascotas.

La obra del parque de Versalles suprimirá el aparcamiento en un tramo de Pelayo

En cuanto a las zonas de juego, que están situadas en la zona sur del parque, se reorganizarán con aparatos más especializados por edades y se creará un espacio específico para los más pequeños. Así, habrá tres zonas de juego valladas, con nuevo pavimento de protección y aparatos: para menores de tres años, para edades de entre 3 y 6 años y para pequeños de entre 6 y 12.

En la zona que da frente a la calle de La Paz esquina con Fruela, donde ahora hay dos mesas de ping-pong, se habilitará una especia de plaza. Se proyecta un pavimento continuo de hormigón y la instalación de una pérgola o marquesina que funcione como límite entre el parque y la manzana de la calle David Arias (donde antes había una pista de monopatín). Además, se habilitarán entradas accesibles de la calle de La Paz y en la esquina con Fruela.

La actuación incluye la integración de las manzanas de edificios en el frente sur y oeste. En esta zona ya está prevista la reforma de algunos inmuebles para incorporar un ascensor, lo que requerirá ocupar parte del parquee. En esas zonas también se mejorará la pavimentación, la iluminación y el mobiliario.

“Se trata de renovar la imagen de esta zona verde haciéndola más sostenible para que recupere esa función de foco del barrio y de lugar de encuentro para los vecinos”, destacó el concejal de Diseño Urbano y Sostenibilidad.

Compartir el artículo

stats