Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Pilar benemérito y discreto

El capitán de Avilés subraya en la misa de la patrona la lucha contra los delitos redes como principal deber

La plana mayor de la demarcación de la Guardia Civil de Avilés ayer, en el altar mayor de la iglesia de Llaranes.

La plana mayor de la demarcación de la Guardia Civil de Avilés ayer, en el altar mayor de la iglesia de Llaranes.

El nuevo órgano de la parroquia de Santa Bárbara, en Llaranes, lo tañió Juan Iglesias, que es saxofonista en la Banda de Música de Avilés. Sus notas fueron las que dieron la bienvenida a los guardia civiles avilesinos que ayer celebraron, aún de forma discreta, la fiesta del Pilar, que es, desde 1913, la patrona del cuerpo que fundó el duque de Ahumada.

La de ayer fue la primera fiesta dirigida por el capitán Valentín Escobar, que comanda la demarcación avilesina desde diciembre del pasado año. Fue él quien explicó, al término del oficio religioso presidido por el párroco Segundo Fernández con la asistencia de José María Murias, que “aunque a día de hoy las restricciones derivadas de la pandemia nos hubieran dejado celebrar este día con casi total normalidad” la prudencia les decidió por la sencillez. Segundo Fernández lo recordó así: “Nos volvemos a ver. La primera vez fue hace dos años. Yo había llegado a Llaranes en septiembre de 2019 y unos días después celebramos la misa del Pilar, después subimos al cuartel. Prestóme mucho. Y volvemos a estar ”.

Asistentes a la misa del Pilar, ayer, en la iglesia de Santa Bárbara. | Mara Villamuza

El capitán Valentín Escobar señaló en su discurso de cierre de la celebración: “Nos esperan, para el curso que viene, unos retos importantes ya que tenemos ante nosotros nuevas formas de delincuencia que han venido para quedarse”. Y destacó entre todas ellas las que se celebran en las redes. Pero no se limitó a este punto. Pidió a sus hombres “mejorar en lo posible la atención y protección de las víctimas de violencia de género”. Como último punto de su discurso conminó a sus hombres a “controlar y vigilar” los botellones que, según su criterio, es un fenómeno “no nacido con las restricciones, aunque sí crecido”.

La celebración de la eucaristía contó con elementos tan extraordinaria: la lectura del “Padrenuestro del Guardia Civil” a cargo de José María Murias, titular de Santa Bárbara hasta la llegada de Segundo Fernández. Pero no sólo eso: el coro de la parroquia entonó (y los guardias civiles le siguieron) entonaron el himno del cuerpo policial, ese que dice “Benemérito Instituto / Guarda fiel de España entera / Que llevas en tu bandera / El lema de paz y honor”.

El capitán Valentín Escobar, ayer, a las puertas de la iglesias de Llaranes. | M. Villamuza

Tras la misa, guardias y familias hicieron corrillos en la campa de la parroquia. La Policía Local estuvo representada por el inspector Santiago Osorio. La diputada popular Reyes Fernández Hurlé también participó de la fiesta patronal que presidió, como es tradicional, la imagen de la virgen del Pilar con el manto verde del cuerpo que vigila media España desde hace 177 años. El capitán Escobar animó a mantener la demarcación que tiene a su mando (desde Llanera hasta el Aeropuerto) “tan segura como siempre”. Y así, con la misma discreción con que habían entrado, con las mismas notas del órgano, los guardias cumplieron con el Pilar.

Compartir el artículo

stats