Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Windar asegura más de 400 empleos hasta 2023 con un parque marino en EE UU

La compañía avilesina fabricará 62 piezas de 500 toneladas cada una para el Vineyard Wind, cerca de la isla donde se rodó “Tiburón”

Piezas de Windar Renovables para un parque eólico marino, listas para su embarque en el puerto de Avilés. | Mara Villamuza

Windar Renovables ya ha iniciado en sus instalaciones de Avilés la fabricación de 62 piezas de transición (unen la torre de una turbina eólica marina con su cimentación) para el parque offshore de Vineyard Wind 1 en Estados Unidos. Cada una de ellas pesa 500 toneladas y la previsión es que se empiecen a exportar por el puerto avilesino en el verano de 2023. Este contrato asegura más de 400 empleos hasta 2023, que llegarán al medio millar en los picos álgidos de producción.

Vineyard Wind, que se ubicará frente a las costas del estado de Massachusetts, es el mayor parque eólico marino que se está desarrollando en Estados Unidos, lo que aún recobra más relieve si se tiene en cuenta que las enormes torres eólicas se ubicarán a unos 24 kilómetros al sur de Martha’s Vineyard, la isla en la que Steven Spielberg rodó la película “Tiburón” en 1974. La misma en la que está enterrado el actor, comediante y músico estadounidense John Belushi, y que se hizo famosa más recientemente al ser el lugar elegido por el entonces presidente Bill Clinton para pasar unas vacaciones en la isla junto a su esposa, Hillary Clinton y su hija Chelsea.

Es, además, el primer parque eólico marino a escala comercial en Estados Unidos. Se calcula que cuando entre en servicio podrá atender la demanda de unos 400.000 hogares y empresas y evitará la emisión de más de 1,6 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Cada una de las turbinas tiene una potencia de 13 megavatios (MW), lo que las convierte en las más potentes que existen en la actualidad y una sola rotación de las aspas (38.000 metros cuadrados), puede generar la energía que necesita un hogar durante algo más de dos días.

Los promotores del proyecto son Avangrid Renewables, filial de Iberdrola, y Copenhagen Infraestructures Partners (CIP).

La avilesina Windar Renovables consiguió la adjudicación del contrato por unos 100 millones de euros para fabricar las piezas de transición de los aerogeneradores en las instalaciones de Avilés. Fuentes de la compañía confirmaron que las piezas comenzarán a salir por el puerto de Avilés en el verano de 2023, ejercicio en el que Iberdrola prevé que se ponga en marcha el que es hasta ahora uno de sus mayores parques eólicos en el mundo.

La fabricación de estas enormes piezas de transición para Estados Unidos coincide con la de otras 50 estructuras similares encargadas también por Iberdrola para el parque eólico marino Baltic Eagle, el segundo gran proyecto offshore que desarrolla en el mar Báltico en aguas alemanas.

El contrato de este proyecto establece que la fabricación de esas piezas de transición se prolongue hasta finales de 2022, para iniciar su traslado por el puerto avilesino rumbo a Alemania en los primeros compases de 2023. El Baltic Eagle estará plenamente operativo a finales de 2024, permitirá suministrar energía a unos 475.000 hogares y evitar la emisión anual de casi un millón de toneladas de CO2.

Fuentes de la industria asturiana vinculada a las energías renovables indicaron que en el desarrollo de cada uno de estos proyectos llegan a participar incluso más de medio centenar de empresas asentadas en Asturias, que abarcan desde la producción del acero hasta los componentes, equipos y maquinaria auxiliar. Y Windar Renovables juega un papel crucial desde su liderazgo mundial como fabricante de torres y cimentaciones de la energía eólica marina.

Un estudio realizado por la patronal del metal asturiano, Femetal, y su clúster de fabricación avanzada Metaindustry4, indica que casi 7.000 empleos del sector se concentran en empresas vinculadas al desarrollo de las energías renovables, la mayoría de ellos relacionados con el sector eólico y en la comarca avilesina.

Compartir el artículo

stats