Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los científicos aconsejan a la UE reducir el esfuerzo pesquero para seis especies

A la espera de la negociación política, solo el pixín y los gallos se salvan de los pretendidos recortes que afectan de lleno a la flota asturiana

Un barco cargado de xarda. Ángel González

Los científicos encargados de evaluar el estado de los recursos pesqueros en las aguas europeas y dictaminar sobre cuáles deberían ser los cupos máximos de capturas permitidos para 2022 han afilado este año sus tijeras y presentan un informe que recomienda reducir el esfuerzo de explotación en seis de las nueve especies de alto interés para la flota asturiana, por extensión para todas las embarcaciones del cuadrante noroeste de la península Ibérica.

Por orden de importancia de los recortes propuestos, la relación de pesquerías que podrían ver sus cupos reducidos es la siguiente: el lenguado, con un 36 por ciento menos de cuota máxima de capturas (TAC) aconsejada; el abadejo, con un 20 por ciento; la bacaladilla, con un 19 por ciento; el jurel (chicharro), con un 12 por ciento; la merluza de aguas cantábricas (stock sur), con un 11 por ciento; y la caballa (xarda), con un 7 por ciento. Frente a estas recomendaciones en negativo, los científicos abren la mano con las siguientes pesquerías: el gallo, para el que conceden margen para aumentar los cupos un 12 por ciento; el rape (pixín) negro, un 9 por ciento más; y el pixín blanco, un 1 por ciento más.

Los científicos abren la mano con las siguientes pesquerías: el gallo, para el que conceden margen para aumentar los cupos un 12 por ciento; el rape (pixín) negro, un 9 por ciento más; y el pixín blanco, un 1 por ciento más.

decoration

Este informe, al que ha tenido acceso este diario, ha sido elaborado por el personal investigador del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) y resumido para conocimiento de las autoridades españolas por miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Las recomendaciones del ICES, que no son vinculantes, pretenden ayudar a la Comisión Europa y a los gobiernos nacionales a establecer cuotas pesqueras, y se basan en los datos recopilados en los mercados pesqueros, la información proporcionada por los pescadores y los estudios realizados en alta mar por los buques de investigación. El ICES subraya en sus informes que su consejo no tiene en cuenta las cuestiones sociales y económicas. De hecho, la observación de esas variables es la que habitualmente hace que las decisiones finales de los ministros de Pesca de la UE sean menos duras en términos de recortes de cupos de lo que plantea el ICES.

De los pretendidos recortes, los más perjudiciales para la flota asturiana serían los de la bacaladilla (una especie fundamental para las economías de los barcos arrastreros), la merluza (una especie “comodín” de la que viven todas las artes y que lleva años con cupos “de mínimos”) y la xarda (una costera que alivia la economía de los pequeños puertos asturianos en primavera y que el año pasado deparó malos resultados).

En el caso de la bacaladilla, los científicos recomiendan un recorte del cupo total del 19 por ciento, lo cual significaría autorizar la captura de 752.736 toneladas. El último consejo científico había fijado un techo de capturas de 929.292 toneladas. Para el chicharro, la cifra máxima a pescar que aconseja el ICES es de 71.138 toneladas (habían sido 81.375 hace un año). Y para la merluza se plantea limitar las capturas a 6.947 toneladas (frente a las 7.825 de 2022).

El ICES explica que cuando unas reservas pesqueras caen por debajo del nivel mínimo recomendado, eso indica que se está pescando demasiado y que no se está dando al pez la oportunidad de reproducirse.

decoration

El ICES explica que cuando unas reservas pesqueras caen por debajo del nivel mínimo recomendado, eso indica que se está pescando demasiado y que no se está dando al pez la oportunidad de reproducirse. Esto no quiere decir necesariamente que las reservas se vayan a agotar, sino que hay que reducir la presión pesquera a los niveles más sostenibles. Y de ahí sus consejos “conservadores”.

Compartir el artículo

stats