Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las obras del horno de Saint-Gobain van a precisar un centenar de trabajadores auxiliares

La fábrica avilesina de la multinacional francesa está lista para el inicio de la reparación que, en principio, comenzará el próximo martes

El horno de la fábrica de Saint-Gobain de Avilés.

La obras de reparación del horno de la planta de vidrio que tiene en La Maruca la multinacional francesa Saint-Gobain comenzarán el próximo martes. Ya está todo listo para el inicio de la intervención. La dirección de la fábrica ha cortado el tráfico interno de una de las calles junto a la nave en la que se encuentra el corazón de la fábrica con el fin de dejar sitio a las empresas auxiliares que la multinacional ha contratado para realizar los trabajos de restauración, que van a dar empleo durante al menos 18 días a un centenar de personas externas.

La primera fase del trabajo consiste en la bajada de la temperatura interna del horno de la fábrica, que se construyó en el otoño de 2008, unos meses después del gran incendio de marzo de aquel mismo año. Lo que buscan los responsables de la fábrica es dejar la instalación en “stand-by” (apagarlo para después volver a encenderlo es una operación descartada).

Tras la bajada de la temperatura vendrán las intervenciones sobre la solera (la parte baja del horno) y, posteriormente, se realizará un nuevo placaje de las paredes laterales de la infraestructura. No es la primera que sufre esta operación, contestada por parte de los representantes sindicales dado que placar significa hacer una pared sobre la que ya hay; es decir, reducir la capacidad final del horno.

La pretensión de Saint-Gobain es invertir 3,7 millones de euros en sólo 18 días: desde el martes y hasta el día 20. Este plan puede estar sometido a variaciones en función del desarrollo de los trabajos de restauración; así lo creen, al menos, fuentes consultadas por este periódico.

La compañía y los representantes de los trabajadores de La Maruca acordaron las condiciones laborales para el período de parada de la instalación: los trabajadores que voluntariamente cambien de turno y se pongan a disposición de la empresa tendrán una compensación de 350 euros brutos o dos días compensatorios. Además, si el cambio de turno supone pasar del la noche al día, la empresa se compromete a mantener el plus de la nocturnidad. La empresa, además, se compromete a minimizar las horas extraordinarias.

Compartir el artículo

stats