Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hostelero avilesino ofrece dinero a cambio de sexo a una menor y la madre de la niña pide cobrar por su silencio

La adolescente, de 14 años, grabó con el móvil la propuesta del hombre, de 71 años y la mujer amenazó con contárselo a su esposa

Un juez apoya sus manos en el Código Penal.

Un hostelero avilesino de 71 años y la madre de una menor de 14 se sentarán hoy en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Oviedo, él por ofrecer dinero a la joven a cambio de sexo, y la progenitora por amenazar al hombre con contárselo a su esposa y denunciarlo si no le entregaba la cantidad que le pedía a cambio de su silencio. La Fiscalía pide para el septuagenario cuatro años de prisión por un delito relativo a la prostitución y corrupción de menores, y para la mujer, un año y nueve meses por un delito de amenazas.

Según el relato de conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal, el 11 de noviembre de 2019, el hostelero concertó una cita con la menor, a la que recogió en su vehículo para trasladarse hasta su domicilio y entrar en el garaje. Una vez allí, empezó a tocarle los muslos mientras le proponía mantener relaciones sexuales.

El septuagenario acordó con la menor que días después alquilaría una habitación de hotel en la que mantendrían su encuentro íntimo.

decoration

Para conseguir su propósito, el septuagenario le ofreció la entrega de dinero, comprarle cosas “si llegaban a ser buenos amigos, e incluso dejarle la cafetería de su propiedad si llegaban a enamorarse”. A continuación, acordó con la menor que días después alquilaría una habitación de hotel en la que mantendrían su encuentro íntimo.

La menor había grabado toda la conversación con su teléfono móvil y posteriormente se la mostró a su madre. El día 19, ambas acudieron a la cafetería del septuagenario y fue la mujer la que exigió al hostelero la entrega de una cuantía económica que no ha trascendido a cambio de no presentar denuncia contra él y no mostrar a su esposa la conversación grabada con el teléfono móvil. Pero el acusado no accedió. Días después, el 3 de diciembre, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Avilés impuso al acusado la prohibición de aproximarse y comunicarse con la menor durante el procedimiento.

Compartir el artículo

stats