Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés aspira a extender las zonas peatonales con fondos europeos

El Ayuntamiento quiere culminar en 2023 las reurbanizaciones de Sabugo y El Carbayedo y la nueva senda entre Miranda y Los Llaos

Marcas viales en la calle del Muelle con el inicio de una nueva fase de obras en el entorno del parque.

El Ayuntamiento de Avilés aspira a extender el año que viene las zonas peatonales de la ciudad con financiación europea. El Consistorio ha solicitado fondos del “Programa de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones” del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía. El objetivo es contar con financiación externa para ampliar la zona peatonal de Sabugo, en el entorno de la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery, así como en El Carbayedo, concretamente la calle Doctor Severo Ochoa, entre Jiménez Díaz y Avenida Portugal, y en la zona colindante de la plaza del Carbayedo. También forma paquete del paquete de actuaciones a financiar con estos fondos la senda peatonal y el carril bici entre Miranda y Los Llaos, que saldrá pronto a licitación. Estos tres proyectos suman una inversión que supera los 1,5 millones de euros. El objetivo municipal es poder comenzar las obras el año que viene y que estén rematadas en 2023.

Todas estas actuaciones están destinadas a priorizar la movilidad peatonal y en bicicleta frente al transporte rodado privado. Los municipios de más de 50.000 habitantes están obligados por ley a adoptar antes de 2023 planes de movilidad urbana sostenible y el de Avilés está ahora en tramitación y pendiente de aprobación en el Pleno (muchas de las medidas incluidas en ese plan, el PMUS, se aceleraron por la pandemia de coronavirus). Uno de sus pilares es la extensión de las peatonalizaciones del casco histórico que se iniciaron en la década de 1990 y que se amplió recientemente al entorno del parque del Muelle. Avilés quiere alcanzar en 2023 esa zona de bajas emisiones y para ello quiere avanzar con fondos europeos en las mencionadas obras.

Los Llaos-Miranda.

Una senda peatonal con carril bici unirá las localidades de Miranda y el cruce de Los Llaos, pasando además por los núcleos rurales de Heros y El Caliero, en la N-632. Unos 605.000 euros costarán estos trabajos, que el Ayuntamiento quiere licitar antes de que termine el año.

El plazo de ejecución previsto para realizar esta senda es de seis meses desde el comienzo de las obras. Actualmente, los márgenes laterales de la calzada están formados por arcenes y cunetas discontinuos no consolidados por los que circulan bicicletas y peatones sin un orden claro y en condiciones de cuestionable seguridad. Por ello, se considera necesaria una ordenación, permitiendo que el tráfico de vehículos, bicicletas y peatones coexista de forma ordenada y segura. En este sentido, el proyecto contempla una pavimentación de estos dos kilómetros, ganando espacios a cunetas y arcenes sin afectar al tráfico rodado de vehículos, ni a los diferentes cruces y accesos que dan servicio a fincas particulares donde se encuentren edificadas viviendas unifamiliares.

La iniciativa proyecta una calzada de dos carriles y dobles sentidos de circulación de tres metros de ancho y una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora. Uno de los márgenes de la carretera se ampliará para senda peatonal con doble sentido de circulación y dos metros de ancho. El otro margen, para el carril bici, hará lo propio con doble sentido de circulación y dos metros de ancho. Los anchos de la senda peatonal y del carril bici variarán durante el recorrido, adaptándose en la medida de lo posible a los anchos útiles existentes.

Marcos del Torniello-La Merced.

Con esta actuación se busca completar la unión a pie entre Sabugo y el casco histórico. El proyecto, que está en fase de estudio previo, tiene como objeto definir las obras necesarias para reurbanizar ese nuevo entorno peatonal, que permitirá recuperar una plaza libre de coches junto a la iglesia grande de Sabugo.

El gobierno defiende que la ampliación de las zonas peatonales en el entorno de la plaza de La Merced y su restricción del tráfico rodado “permitirá además dinamizar la actividad en un nuevo y amplio espacio urbano ocupado hasta ahora por coches y con aceras estrechas”. Los pavimentos de acera de González Abarca y de la plaza de La Merced se encuentran al final de su vida útil y también se considera necesario renovar al completo el alumbrado del entorno de la iglesia.

Los planes municipales pasan por licitar la obra, con un plazo de ejecución estimada de seis meses, en la primavera del año que viene.

Severo Ochoa-plaza del Carbayedo.

Se trata de otra de las actuaciones recogidas en el PMUS y que tuvo como aperitivo las peatonalizaciones temporales en fin de semana durante la pandemia. Con la actuación proyectada se instalarán bolardos para mejorar el tránsito en las aceras, ampliando la zona destinada a terrazas de locales y creando una plataforma única para el tráfico de residentes y bicicletas. El proyecto, con el que se generará una nueva plaza peatonal en El Carbayedo, está en redacción con el objetivo de incorporarlo al presupuesto de 2022. Con esta actuación también quedará conectado El Carbayedo con el centro histórico, libre de vehículos.

Las partidas de inversión pública del presupuesto para 2022 incluirán las sumas que el Ayuntamiento tendría que aportar para completar los fondos europeos, de conseguirlos: 181.350 euros en el caso del proyecto de Sabugo y 142.600 para El Carbayedo. En el caso de la senda entre Los Llaos y Miranda, la aportación municipal provendrá del remanente.

Compartir el artículo

stats