Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un castrillonense a la fuga embiste a la Policía Local y acaba detenido en su domicilio

El conductor, positivo en alcoholemia, fue detectado realizando maniobras irregulares

Un conductor, vecino de Castrillón, trató de eludir sus posibles responsabilidades por ir bebido al volante y acabó detenido en su domicilio tanto por el exceso de alcohol que le incapacitaba para ponerse a los mandos del coche como por conducción temeraria, pues en su intento de fuga acabó embistiendo un coches patrulla de la Policía Local de Castrillón colocado para cerrarle el paso.

Los hechos se desencadenaron a partir de las 21.35 horas del pasado sábado, según la comunicación realizada por la Policía Local de Avilés. Tras recibir una llamada en la Comisaría alertando de la conducción irregular de un vehículo por el entorno de la calle José Cueto con la calle Dolores Ibárruri comenzaron las pesquisas para dar con el vehículo sospechoso. La búsqueda búsqueda fructificó y el vehículo fue localizado en la confluencia de las calle José Manuel Pedregal y José Cueto.

Tras intentar darle el alto, el conductor emprendió la huida por varias calles de Avilés, conduciendo de manera temeraria.

Tras intentar darle el alto, el conductor emprendió la huida por varias calles de Avilés, conduciendo de manera temeraria. Posteriormente el vehículo circuló en dirección a Castrillón por la carretera AS-320 (La Plata). En ese momento se solicitó apoyo tanto de la Guardia Civil como de la Policía Local de Castrillón, que trató de cortar el paso al vehículo en una zona próxima a la incorporación de la N-632. Fue entonces cuando el conductor en fuga embistió el vehículo patrulla castrillonense, continuado su huida hacía la localidad de Santiago del Monte.

Posteriormente, sabedores del paradero del conductor, agentes de la Guardia Civil de Castrillón lo localizaron en su domicilio de Castrillón, procediendo a su detención y posterior traslado a las dependencias de la Policía Local de Avilés para la instrucción del correspondiente atestado. Sometido a las pruebas de detección de alcohol y drogas, el hombre arrojó un resultado de 0,65 y de 0,59 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, lo cual podría constituir un delito penal.

Compartir el artículo

stats