Uno de los aficionados que acudieron a la nueva sala de escalada Climbat del centro comercial Parque Astur sufrió esta semana un traspié. Al final de la tarde del martes un hombre de unos 30 años midió mal en su descenso desde el boulder del rocódromo y acabó con un brazo roto por un mal apoyo. El varón se encuentra en perfecto estado, pero con el brazo escayolado. Por el propio protocolo del establecimiento, al lugar se desplazó una ambulancia,