Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Buscan a un hombre tras agredir y dejar inconsciente a un joven en plena calle en Avilés

Los hechos se produjeron el sábado en la avenida de San Agustín a las puertas de un local de copas: “Cualquier día va a ocurrir una desgracia”

Avenida de San Agustín, donde se produjo el ataque. Mara Villamuza

Grave agresión en una zona de copas del centro de Avilés y a plena luz del día. Un joven se encuentra hospitalizado y en estado grave tras sufrir una agresión que lo dejó inconsciente a las puertas del establecimiento de hostelería situado en el número 22 de la avenida San Agustín. La Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación, busca al autor o autores del suceso, aunque según las fuentes consultadas ya ha sido identificado el presunto agresor. Al cierre de esta edición, no había trascendido que hubiese detenidos.

Los hechos se produjeron el sábado por la mañana. “Hay un chaval tirado en la calle”, alertaron por medio de una llamada telefónica a la Policía Local de Avilés. Los agentes llegaron al lugar indicado a las 10.31 horas y localizaron en la avenida de San Agustín, tendido en la acera de los números pares, a un avilesino de 28 años que se encontraba inconsciente y con señales evidentes de haber sido víctima de una agresión.

Además de los policías municipales acudieron a la zona agentes de la Policía Nacional y una uvi móvil para la atención y traslado del herido al Hospital San Agustín, dada la gravedad de las lesiones. La víctima, que responde a las iniciales N. F. A. y que acabó siendo derivado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), presentaba un golpe en la cabeza sufrido al caerse contra el suelo por la agresión, según las primeras investigaciones. Las indagaciones están avanzadas y, según las fuentes consultadas, tanto el agredido como el presunto agresor son clientes del local de copas situado a la altura del número 22 de la avenida San Agustín. Ambos se encontraban en el establecimiento en cuestión esa mañana del sábado, si bien la agresión se produjo a las puertas del establecimiento.

El reguero de sangre aún era visible ayer, dos días después de los hechos. Partía de las puertas del local, conocido como uno de los “after” de la ciudad, y llegaba hasta el portal del número 16.

Los vecinos de la zona dicen estar hartos de las “trifulcas” que se producen “un fin de semana sí y otro también” en esa zona y en el mismo establecimiento (también ha sido objeto de controles por presuntas irregularidades con el personal). “Cualquier día va a ocurrir una desgracia”, “Ahí va a pasar algo muy grave”, “Todos los fines de semana lo mismo”, comentaban ayer residentes en la zona que pidieron guardar el anonimato.

Fuentes municipales explicaron que el establecimiento en cuestión “está en regla en cuanto a licencias y opera en el horario para el que está autorizado, con apertura a las seis de la madrugada”.

Compartir el artículo

stats