Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un avilesino de 30 años, sospechoso de la agresión que dejó inconsciente a un joven

El herido, trabajador de la lonja y de origen portugués, se encuentra en coma inducido en el HUCA | La Policía toma declaración a los testigos

Zona donde se produjo la agresión

Un avilesino de 30 años es el principal sospechoso de la agresión que dejó inconsciente a un joven de 28 años el pasado sábado ante un local de copas de la avenida San Agustín, el situado a la altura del número 22. Según ha podido saber este periódico de fuentes próximas al caso, allegados a la víctima han identificado al agresor, si bien parece que estos no fueron testigos directos de los hechos que han acabado con un joven gravemente herido en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

La agresión se produjo a plena luz del día, en el centro de Avilés y tras una larga noche de fiesta. Por causas que investiga la Policía Nacional de Avilés, dos varones que se encontraban pasadas las diez de la mañana del sábado en ese establecimiento de la avenida San Agustín salieron a la calle. Uno acabó en el suelo e inconsciente. Según las fuentes consultadas, se trata de un portugués de 28 afincado en Avilés y trabajador de la rula. Su identidad responde a las iniciales N. F. A. Sufrió una agresión y los primeros indicios apuntan a que quedó inconsciente al golpearse contra el suelo en la caída.

Inicialmente fue trasladado en uvi móvil al Hospital San Agustín, según comunicó la Policía Local, pero acabó siendo derivado al HUCA, donde, según sus allegados, se encuentra en coma inducido. Fuentes próximas al caso sostienen que su vida no corre peligro pese a la gravedad de las lesiones.

El hombre que lo agredió huyó de la zona, dejando a N. F. A. inconsciente en la acera tras un largo reguero de sangre, aunque los investigadores lo dan por identificado por el testimonio de varios testigos que están pasando a prestar declaración estos días por la Comisaría de Río San Martín, situada no muy lejos de donde se produjo la agresión. Entre ellos se encuentran la pareja y un amigo del agredido y el portero del establecimiento en el que se originó la trifulca.

Los agentes municipales que intervinieron en un primer momento ya consiguieron identificar al presunto agresor y la investigación sigue su curso para proceder con el arresto, que se prevé inminente.

La grave agresión ha hecho saltar las alarmas de nuevo en la parte alta de la avenida San Agustín. No es la primera vez que se producen trifulcas a las puertas de ese local. Es más, residentes en la zona sostienen que los altercados se producen “un día sí y otro también”. Es uno de los “after” donde acaban quienes quieren continuar la fiesta cuando los establecimientos de ocio nocturno de la ciudad han echado el cierre.

Compartir el artículo

stats