Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Saint-Gobain recupera los parámetros de calidad del vidrio tras la reforma del horno

La compañía destaca el éxito de la reparación y los sindicatos instan a la dirección a planificar ya el futuro: “Solo quedan tres años de margen”

La fábrica avilesina de Saint-Gobain, reflejada en la fachada acristalada del edificio central de oficinas.

José Alberto Gabás Boned, el director industrial de Saint-Gobain Glass para España y Portugal, ha compartido con los trabajadores de la fábrica de Avilés su satisfacción por la “exitosa” reparación del horno de vidrio de la planta, en esencia el corazón de la misma pues se trata de la pieza donde se produce la materia prima de la que se abastacen todas las líneas de transformación. Gabás Boned recalca que la obra, que supuso una inversión de 3,7 millones, “garantiza la vida del horno durante los próximos tres años”. Y añade, redundando en la idea del éxito de la operación, que “según los resultados obtenidos hasta la fecha, ya estamos produciendo vidrio en nuestras calidades habituales”.

La reparación del horno principal de la fábrica avilesina de Saint-Gobain consistió en la realización de un placaje (restitución de las paredes de material refractario) de la cuba, similar a la efectuada en el año 2018, pero esta vez acompañada de una reparación de la solera a base de hormigón inyectado, para lo cual fue necesario sacar todo el vidrio que había dentro del horno. Asimismo, la empresa aprovechó para llevar a cabo otras operaciones importantes como fueron el cambio de “spout” (el conducto que transporta el vidrio fundido de la cuba del horno al compartimento donde toma forma), una limpieza de rodillos, la instalación de una nueva empaquetadora y otras.

"Mi felicitación y agradecimiento para todos por un trabajo hecho con dedicación y profesionalidad”

José Alberto Gabás Boned - Director industrial de Saint-Gobain Glass para España y Portugal

decoration

El director industrial hace este resumen: “La operación suponía un gran reto debido a la gran cantidad de personal tanto propio como de empresas exteriores implicado, por lo que era clave una buena coordinación. Pues bien, a pesar de todas esas dificultades a superar la operación se desarrolló sin tener que lamentar accidentes laborales de especial gravedad. Por todo ello, quiero expresaros mi satisfacción y la de la dirección de la compañía por el desarrollo de la operación, perfectamente planificada y ejecutada de manera precisa, sin incidentes reseñables y contando con el indispensable saber hacer y esfuerzo de todas las personas de la planta que de una forma u otra han dado lo mejor de sí para que así fuera. Mi felicitación y agradecimiento, pues, para todos por un trabajo hecho con dedicación y profesionalidad”.

En medios sindicales también se congratulan del final feliz de la reparación, pero lejos de ver la botella medio llena la ven medio vacía: “La clave está en la vida útil que tiene ahora el horno, tres años y ni otro más. Ese es el margen que tenemos”, advierte con gravedad la Corriente Sindical de Izquierda. Tanto esta central como la UGT y CC OO instan desde ya a la dirección de la fábrica a planificar la reconstrucción del horno –que sería lo que tocase dentro de tres años dada la imposibilidad de hacer otra renovación de refractario– puesto que de no abordarse esa inversión la fábrica de vidrio de Avilés estaría abocada al cierre.

Compartir el artículo

stats