Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La agonía de la estación de tren: sin luces, señalización ni reloj que indique la hora

“Cualquier día pasa algo”, alertan los vecinos de la zona ante el peligro de la zona, a oscuras

Aspecto actual de la estación de Soto del Barco. | R. Solís

La estación del tren de Soto del Barco, junto a la carretera regional de Pravia (AS-16) y a un puñado de metros del centro urbano, está completamente abandonada. Lo dicen los vecinos de la zona y los usuarios, que asisten al deterioro continuo de las instalaciones sin ver que se haga nada por evitarlo. La última gota que colma el vaso es la ausencia completa de luces, algo que se ha producido recientemente y que complica utilizar este medio de transporte: por Soto pasa la línea Gijón-Pravia-Cudillero con varios servicios diarios.

“Cualquier día pasa algo. Es un riesgo tremendo en cuanto oscurece llegar en tren o ir a cogerlo”, advierten los residentes del entorno. “La gente tiene muchos problemas y es necesario que hagan algo. No hay ni una triste luz”.

La falta de luminarias es uno de los distintos ejemplos del deterioro progresivo de una estación cerrada desde hace varios años, si bien antaño contó con jefe fijo que incluso residía en la vivienda del edificio. Los usuarios no disponen de una tabla actualizada de horarios ni una señalización adecuada de las líneas, sin tener en cuenta la falta de mantenimiento del recinto. Y más problemas: quien llegue a la estación sin reloj –algo difícil hoy en día, pero que puede ocurrir– se puede encontrar con que no sabrá cuánto falta para que llegue el próximo tren, pues no hay donde mirar la hora. La de Soto puede que sea de las pocas estaciones ferroviarias sin reloj, un elemento de siempre asociado a los trenes.

Los usuarios y vecinos de la localidad lamentan el abandono visible de las instalaciones y piden, al menos, unas mejoras básicas para poder utilizar el servicio en condiciones y sin riesgos. Son varios los trenes que pasan al día en ambos sentidos, y ahora en los meses de invierno muchos lo hacen completamente a oscuras, tanto a última hora del día como en la madrugada.

Compartir el artículo

stats