Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las horas más bajas del aluminio

Los trabajadores de Alu Ibérica están “hartos de mentiras”: “Nos dijeron que había inversores, los administradores concursales nos dicen que no hay absolutamente nada”

19 de noviembre. La Ministra Maroto, junto a Adrián Barbón y José Manuel Gómez de la Uz promete una reunión en diciembre.

José Manuel Gómez de la Uz, el presidente del comité de empresa de Alu Ibérica en Avilés, lo tiene tan claro que este sábado gritó, en la plaza de España, ante los alcaldes de Avilés y de Gozón, que iban a “morir con las botas puestas”. La cosa ha llegado a un extremo tal que él y sus compañeros ya tienen poco que perder porque están “hartos de mentiras”.

3 de enero. El comité de Alu Ibérica anuncia movilizaciones contra el despido colectivo. | Ricardo Solís

El grito del general Custer en Little Bighorn se escuchó el sábado bajo un manto de otros gritos: de indignación, de cansancio, de queme. Sus compañeros reclamaban la dimisión de la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, como el otro día, el martes, habían hecho con el presidente del Principado, con Adrián Barbón, que iba a inaugurar la biblioteca de Piedras Blancas y se encontró con un centenar de personas sobrepasadas, como se puede leer en la instrucción abierta por la Audiencia Nacional, por dos años de vaciamiento constante de las cuentas de la empresa por parte del propietario (de momento) de la aluminera, el imputado Víctor Rubén Domenech, que también es conocido como David Domenech.

4 de enero. Los trabajadores de Alu Ibérica llevan su protesta a Castrillón, donde Barbón inauguraba una biblioteca. | Mara Villamuza

“A los alcaldes les hemos contado lo que hay y lo que hay son unos trabajadores despedidos y un Ministerio de Industria y un presidente del Principado que nos ha mentido”, resumió De la Uz ante los periodistas, a la puerta del Ayuntamiento, rodeado de sus compañeros. “Hace cinco meses nos dijeron que había inversores, los administradores concursales nos dicen que no hay absolutamente nada, que nos van a despedir. Por tanto, mintieron, por lo tanto se están riendo de todos los trabajadores”, continuó antes de explicar que este miércoles hay una reunión telemática de la Mesa del Aluminio (Raúl Blanco, el secretario general de Industria, había prometido que se iba a celebrar en primavera, cuando aún no se había terminado el período de protección, es decir, cuando Alcoa seguía ingresando dinero en Alu Ibérica y sus propietarios malpagaban a sus empleados). “Las expectativas que tenemos de esa reunión siempre son muy malas: si convocan esta reunión es por lo que están viendo, nada más”, apuntó De la Uz.

8 de enero. Concentración de trabajadores de Alu Ibérica en la plaza de España de Avilés. | Ricardo Solís

El 19 de noviembre, la Ministra de Industria, Reyes Maroto, recibió a una comisión del comité de Alu Ibérica en el Calatrava (estaba en Oviedo para clausar el congreso nacional de hostelería). Les dijo que el mes siguiente (diciembre), si había administrador concursal (lo hay desde el día 13 pasado), convocaría la mesa de seguimiento del proceso de venta de la aluminera por parte de Alcoa al fondo suizo Parter Capital y este, a la entidad comercial Grupo Industrial Riesgo, del investigado Domenech. Esta reunión prometida, llega, precisamente, un mes después de que los administradores concursales se hicieran cargo de la fábrica.

Ellos –Miguel Gómez Gordillo y GdP Legal– aseguran que no hay ninguna oferta por la fábrica a fecha de hoy, admiten que hay dos interesados que sólo han hecho “aproximaciones” y que otros despachos de abogados y asesorías también se han interesado por la venta de la fábrica. Ninguna ha hecho una oferta en firme, aseguran. El Ministerio de Industria, sin embargo, dice que trabajan desde el puente de la Constitución con dos posibles inversores internacionales y dos más nacionales. Los que llevan la fábrica ahora –porque lo dice el magistrado titular del Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Oviedo– no saben nada de ellos. Esto es lo que saca de quicio a los trabajadores de Alu Ibérica: que les estén bailando el agua.

“Nosotros estamos aquí para luchar por esta plantilla, no por la que pueda venir después de los despidos. Que nadie se confunda. No vamos a permitir que un gobierno dé por hecho que nos van a echar a todos y que luego vaya a venir aquí cualquier caco a meter a cuatro por cuatro duros”, recalcó el líder sindical que reclama que la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) intervenga en la fábrica (lo ha hecho en Duro Felguera y en la aerolínea Plus Ultra) que ellos mismos vendieron a mediados de los años noventa, cuando el Gobierno del Partido Popular (PP) se deshizo de las “joyas de la familia”: casi todas las empresas públicas.

Lo que está pasando actualmente es que la multinacional Alcoa ha decidido dejar de producir aluminio primario en España (lo hizo primero en Avilés y en La Coruña y, ahora, en San Ciprián). “El aluminio tiene futuro en Europa y lo va a tener siempre. Queremos estar haciendo aluminio, que es una cosa que sabemos como se hace. No puede ser que este Gobierno, que la ha cagado por no mirar lo que ha pasado con la venta fraudulenta de Alcoa, ahora mira hacia otro lado”, continuó De la Uz. “Estamos muy preocupados por las declaraciones de la Ministra que al principio decía que Alcoa les había engañado, ahora está diciendo que no, que Alcoa se equivocó”, concluyó De la Uz, con las botas puestas, con el ánimo claro de continuar la lucha. Están perdiendo, pero Custer no se van a rendir.

Compartir el artículo

stats