Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Evacúan a 40 personas del centro de mayores de Las Meanas por temor a la explosión de una caldera de gasóleo

La mala combustión del aparato obligó a intervenir a los bomberos y era probablemente la causa del pestazo a hidrocarburo que se olía desde hace días en la zona

Diferentes momentos de la intervención de los bomberos en el edificio cuya caldera de calefacción es la sospechosa de haber generado el episodio de malos olores.

Momentos de tensión en Las Meanas. El mal funcionamiento de una caldera de gasóleo ha obligado a intervenir a los bomberos e hizo cundir el nerviosismo entre el vecindario, temeroso de una deflagración; por ese mismo motivo, las personas al cargo del centro de mayores de Las Meanas –ubicado en el bajo del edificio– desalojaron a los 40 usuarios que se hallaban dentro en ese momento. El operativo finalizó con una llamada a los técnicos de la empresa de mantenimiento de la caldera para que procediesen a sustituir los quemadores dañados.

El operativo ha permitido, por otro lado, resolver una intriga: la causa del fuerte olor a gasoil que desde hace días se percibía en la zona de Las Meanas, y siempre en horario vespertino, ha resultado ser una caldera de calefacción de gasóleo cuyos quemadores presentaban algún tipo de deficiencia y eran incapaces de hacer una combustión limpia del hidrocarburo. Como consecuencia de ese fallo, la chimenea de la caldera emitía a la atmósfera los gases pestilentes que olía la población.

Los bomberos, subidos a la cesta que los llevó hasta la chimenea de la caldera.

Hasta el edificio en cuyo interior se halla la caldera problemática, el inmueble cuyas fachadas forman la esquina de las calles José Cueto, Francisco Orejas Sierra y Cuba, se desplazaron una dotación de Bomberos y varias patrullas de la Policía Local, cuerpo que llevaba dos días haciendo pesquisas para averiguar la razón de los episodios pestilentes.

Los bomberos desplegaron la escalera telescópica de su camión para llegar a la chimenea de la caldera y medir la concentración de hidrocarburo; los policías acordonaron la zona y regularon el tráfico. A última hora de la tarde ya se había recuperado la normalidad en la zona.

Compartir el artículo

stats