Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cofiño asegura a los pescadores un proyecto “garantista“ para el parque eólico marino

El Vicepresidente remarca que la pesca “es un valor en sí mismo” para Asturias, pero apunta que pueden nacer otros planes “que no colisionen”

Buque de apoyo a parques eólicos marinos fabricado en Gondán

El vicepresidente y consejero de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático del Principado de Asturias, Juan Cofiño, aseguró ayer a los pescadores que el proyecto de instalación de parques eólicos marinos en el Cantábrico tendrá un procedimiento de evaluación “garantista“.

Así lo indicó con motivo de su reunión con la Federación de Cofradías de Pescadores de Asturias, representada por Adolfo García Méndez. Cofiño dijo entender la postura del colectivo, que pide frenar el proyecto, pero subrayó que la labor del Gobierno es tratar de hacer posible “la compatibilidad de distintos proyectos y actividades para Asturias”. El vicepresidente remarcó que la pesca es “un valor en sí mismo” para Asturias, no solo por el empleo que genera sino también por su valor de “marca” y se debe “proteger”. Al mismo tiempo, entiende que también es posible que “nazcan otros proyectos y no colisionen”, generando “empleo y valor” para la comunidad.

Respecto al proyecto de implantación de un parque eólico marino, Cofiño avanzó que la tramitación está en “fase muy primigenia” y que la iniciativa empresarial tiene un componente “industrial y de investigación”.

El consejero, remarcando que el Ejecutivo no es dado a comentar proyectos empresariales, sí confirmó que “está presentado” y no se trata de “macroparques” sino de un parque eólico “que tiene interés para la empresa y para Asturias”. “Hay que estudiar el tamaño y la ubicación”, apuntó, remarcando que se analizarán, igualmente, efectos sobre la pesca y sobre las aves.

Con todo, Cofiño quiso ofrecer tranquilidad ante las preocupaciones mostradas por las cofradías respecto a este proyecto y también sobre la mina de oro de Salave. “En ambos casos los proyectos son incipientes y tienen que pasar todos los trámites de autorizaciones”, reiteró, destacando que se trata de un proceso “garantista y participativo”. “No hay fechas establecidas”, añadió, ya que se trata de “procesos largos”. En el encuentro, además de Adolfo García, participaron también la secretaria general de la Federación, María José Rico, y los patrones mayores de las cofradías de Cudillero y Avilés, Salvador Fernández Marqués y Tomás Badiola, respectivamente.

Líneas rojas

“No nos queda otra que creer lo que nos dice”, manifestó García, que destacó que el sector pesquero ha marcado dos líneas rojas “que no permitiremos que nos pisen”. Estas son, en lo que a los parques eólicos marinos se refiere: “La afectación en temas de terreno. No queremos eólicos marinos encima de caladeros importantes, porque Asturias ya tiene el Cachucho y el cañón de Avilés, y si ahora ponen esto no tendremos donde pescar”, dijo.

En segundo lugar: “Queremos saber cómo estas estructuras van a influir en el ecosistema marítimo y cómo van a influir en especies como el bonito o la xarda, especies muy sensibles a las ruidos, o a las aves y mamíferos”, concluyó el representante del sector en la región tras la reunión con Cofiño en Oviedo, en la sede de la Consejería.

Compartir el artículo

stats