Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel González, candidato a la presidencia de la Cámara: “No hay que esperar las oportunidades, lo que debemos hacer es crearlas”

“No estoy a favor de la fusión pura de las cámaras, pero sí de la creación de un consejo común, una voz unida nos da más fuerza”

Daniel González, en su despacho de Digitec MARA VILLAMUZA

Daniel González Menéndez (Avilés, 1975) es el director general de la tecnológica Digitec, el mayor distribuidor de Vodafone en el noroeste de España. Además, aspira a sustituir a Luis Noguera en la presidencia de la Cámara de Comercio de Avilés. En esta entrevista con LA NUEVA ESPAÑA, la primera que hace desde que anunció su candidatura a liderar la corporación empresarial, explica cómo piensa desarrollar su trabajo en los próximos cuatro años.

–Esta candidatura suya, ¿fue idea suya, fue una sugerencia, fueron muchas sugerencias?

–Fueron muchas sugerencias que se unieron a una idea que me vino a la cabeza en el momento en que Luis Noguera, el actual presidente, dijo que no iba a seguir. A mí, ciertamente, me hubiera gustado que él continuase: estaba muy a gusto trabajando con él y, de su mano, he aprendido mucho durante estos años; además, le agradezco mucho la confianza que depositó en mí. Siendo yo una persona que sólo lleva cuatro años en la Cámara, me puso al frente de una comisión tan importante como la de Comercio Interior. En el momento en que dijo que no seguía, me vino la idea de poder sustituirle, principalmente, a raíz de que muchos miembros del pleno se dirigieron a mí para trasladarme que me veían como candidato.

–Pertenece al gremio del comercio en una demarcación tradicionalmente industrial.

–Noguera, ciertamente, es industrial, pero su antecesor –Francisco Menéndez– era comerciante igual que yo. La Cámara de Comercio engloba a las diez empresas de la comarca de Avilés: desde el pequeño autónomo que tiene su negocio y ningún empleado, a las grandes industrias. Creo que puedo representar y defender bien los valores de la comarca: soy comerciante, sí, pero conozco también la industria. Independientemente de que mi padre [el abogado Cándido González] hubiera trabajado para Ensidesa, sé qué inquietudes tiene. Además, creo que desde una posición un poco externa a la propia industria puedo defender mejor el sector de lo que cabe pensar de una persona que, efectivamente, no es industrial. Por otro lado, con mi candidatura se va a haber potenciado los sectores del comercio y también de la hostelería.

–Hablemos de eso. ¿Con qué planteamientos se presenta?

–Entiendo que no hay que esperar oportunidades, lo que debemos hacer es crearlas. Por eso uno de mis objetivos es el fomento del emprendimiento hecho desde aquí, desde Avilés. Hubo un momento de grandes industriales avilesinos y es bueno que ahora esto se pueda repetir. Teniendo esto en cuenta le diré que, de puertas para dentro, quiero desarrollar un eje de trabajo enfocado en la modernización de la propia institución. La Cámara creo que necesita dar un paso adelante en la digitalización de los procesos y en la forma de comunicación que tenemos con el exterior.

–¿A qué se refiere?

–A que tenemos que trasladar una imagen moderna y estar en la vanguardia tecnológica.Estoy convencido de que los propios empleados de la Cámara se sumarán a este avance tecnológico de tal manera que buscaremos formarlos en caso de que sea preciso porque entendemos que esto es lo que las empresas nos exigen.

–¿Y qué es concretamente?

–Que siempre traslademos y defendamos sus intereses y sus inquietudes. Una institución como la nuestra es libre, no tiene las manos atadas, cuando hace esto, cuando defiende los intereses de los empresarios ante cualquier administración con la que nos relacionemos. Podemos hacer un trabajo en este sentido. Somos una patronal que engloba todos los sectores y eso es una ventaja a diferencia de otras patronales más de sector. Y, además, aparte de representar a las empresas, como corporación de derecho público somos un órgano consultivo de las administraciones públicas.

–¿Qué planteamiento tiene sobre el futuro del suelo de Baterías?

–El actual presidente de la Cámara ya lo ha dicho: tenemos que avanzar lo más rápido posible para poder disponer de ese suelo. Una vez que lo tengamos disponible hay que ser muy cautos a la hora de determinar qué empresas se pueden implantar allí porque el principal objetivo ha de ser una gran empresa tractora. Es a lo que tenemos que aspirar más que a atraer pequeñas empresas que exijan parcelar la ampliación del parque haciendo que pierda atractivo.

–Por otro lado, ya sabe que Alu Ibérica tiene los días contados.

–Me gustaría mandar un mensaje de apoyo y de afecto a todos los trabajadores de la fábrica. A día de hoy lo más importante es salvaguardar el empleo. Todos en Avilés tenemos a algún amigo, a algún familiar, que trabaja en en la antigua Alcoa y hoy lo que nos preocupa son esas familias.

–El Ministerio habla de siete posibles inversores que no han materializado sus ofertas.

–La idea que ha mantenido la pelea estos años ha sido la de mantener la actividad en la fábrica y también los puestos de trabajo. Bienvenido sea el que quiere invertir, pero el Ministerio de Industria debe ser más concreto en el tipo de propuestas con que dice que trabaja. Hablo, por ejemplo, de a qué se refieren con las recolocaciones.

–¿La Mesa de la Industria se va a mantener en su presidencia?

–Si el pleno me otorga su confianza, por supuesto que continuaré los proyectos que haya emprendido el actual presidente porque, básicamente, estoy de acuerdo con todos ellos. Las políticas que mantendremos, en este sentido, serán continuistas con el actual comité ejecutivo. La Mesa de la Industria creo que ha sido un acierto porque muestra, de cara al exterior, unidad en la comarca. Mostrar un clima sociolaboral adecuado es lo que reclaman los inversores. Es muy atractivo que desde fuera se vea que sindicatos, patronales y administraciones estamos unidos y todos trabajamos por la industria.

–Finalmente, parece que la suya es la única nueva candidatura para las cámaras asturianas.

–Que los actuales dirigentes de las cámaras de comercio quieran seguir y que haya nuevas generaciones que quieran entrar es algo muy saludable para estas instituciones.

–¿Es partidario de la fusión de las cámaras?

–Nosotros estamos abiertos a impulsar el demandado consejo de cámaras. Las idiosincrasias de nuestras demarcaciones son distintas. En este sentido, yo no estoy a favor de una fusión pura de las cámaras, aunque sí, como le digo de la creación de un consejo de cámaras, de crear la figura de las cámaras de Asturias para que en determinados asuntos poder tener una voz unida y conjunta. Así tendremos más fuerza.

Compartir el artículo

stats