Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acusado de publicar en un portal web anuncios con la foto de una mujer con la que tuvo sexo: “Soy inocente”

“Me llamaba quinientas veces, cambié de teléfono y de piso”, explica la víctima

Fachada del Juzgado de Avilés.

El acusado por publicar anuncios en una página de contactos con la fotografía de una mujer con la que mantuvo relaciones sexuales pagadas durante dos años negó la mayor: “Soy inocente, no publiqué ningún anuncio”, defendió ayer ante el juez del Penal número 2 de Avilés. La vista, lejos de la habitual normalidad, se desarrolló en un ambiente tenso por la actitud del acusado, que obligó a intervenir en diferentes ocasiones al magistrado, quien finalmente ordenó la expulsión de la sala del investigado mientras prestaba declaración la supuesta víctima en calidad de testigo.

En su declaración previa a la expulsión, el acusado, defendido por la letrada Carmen Paneque, reconoció que conoció a la presunta víctima en el año 2015 en Vitoria: “Aparecía en anuncios en internet, es una prostituta”. Pero negó a preguntas del Ministerio Fiscal cualquiera de los hechos que se imputaban como supuesto autor de un delito de coacciones.

En calidad de testigo prestó declaración la supuesta víctima: “Tuvimos relaciones previo pago hasta 2017. Los primeros seis meses se portó bien. Luego me invitaba a ir de viaje como cliente y me pasaba la factura. Yo no quise nada más con él. Me llamaba quinientas veces”, declaró. Continuó: “Yo no sé poner anuncios, contrataba este servicio. Él (el investigado) puso anuncios con fotos mías en un portal web de contactos, en algunos me ponía precio, ofrecía recompensa si me localizaban. También recibía mensajes suyos a través de mis amigos, de Brasil incluso. Cambié de domicilio porque tenía miedo de que él apareciera por la puerta”. La supuesta víctima reconoció haber sufrido ataques de ansiedad y precisar ayuda psicológica ante esta situación.

IP del ordenador

Declaró también el denunciante, avilesino, que se presentó como “amigo” de la supuesta víctima. Asimismo ofreció su versión un agente de la Policía Nacional de la unidad judicial, que aseguró que tras rastrear la IP desde donde se habían puesto los anuncios en un portal de contactos se llegó a la casa del padre del ahora acusado, un hombre octogenario de Guipuzcoa.

El Ministerio Fiscal mantuvo la pena de un año de cárcel para el hombre, originario del País Vasco. La acusación particular, en manos de la letrada Alejandra Isabel García, mantuvo también la condena de cárcel y la defensa solicitó la absolución de su cliente. El acusado, que entró en la sala en el último momento tras la expulsión para ejercer su derecho a la última palabra, reiteró su inocencia ante el juez. “Yo no puse anuncios, soy inocente”.

Compartir el artículo

stats