Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España se borra del club del aluminio

La parada de las cubas de San Ciprián cierra 75 años de historia de producción primaria nacional: “Ahora tenemos que comprarlo fuera”

Las cubas de las series electrolíticas de la fábrica dealuminio de Avilés.

España se borró ayer del club de los productores de aluminio puro. Lo ha hecho después de que los trabajadores de la planta de primario de San Ciprián culminasen el apagado ordenado de las cubas electrolíticas de la fábrica que la multinacional Alcoa (la antigua dueña de las instalaciones fabriles de San Balandrán y Agrela, en Avilés y La Coruña) todavía mantiene en la provincia de Lugo. “Ahora tenemos que comprarlo fuera”, resumió José Manuel Gómez de la Uz, el presidente del comité de empresa de Alu Ibérica de Avilés, un centro de trabajo que había dejado de producir aluminio primario en febrero de 2019.

La primera vez que se produjo este tipo de metal en España fue en 1947. De entonces es la primera aluminera avilesina (estaba en San Juan de Nieva). El final de la producción de aluminio en España significa que setecientas personas (los trabajadores de Avilés y La Coruña) están ahora llamando en las puertas de la oficina del paro y que medio millar más (los de San Ciprián) acordaron quedarse en casa los próximos dos años a la espera de que la crisis energética concluya y se puedan rearrancar las cubas electrolíticas que ayer pasaron a la historia. La diferencia entre lo acordado en San Ciprián y en Avilés y La Coruña es que estas últimas plantas se vendieron y que esa venta está siendo sometida a una investigación penal por parte de la Audiencia Nacional.

O sea, desde ayer saldrán del mercado algo más de 220.000 toneladas de aluminio primario a cambio de dos años de cierta tranquilidad laboral: la multinacional se comprometió a proporcionar a los empleados salarios y beneficios completos durante el período de reducción, extender los contratos de las auxiliares hasta 2024 y proporcionar un nuevo convenio colectivo que incluya aumentos salariales que se extiendan hasta fines de 2025. La compañía también se comprometió a no considerar un proceso de despido colectivo para la fundición San Ciprián hasta el 31 de diciembre de 2025 como muy pronto. Un acuerdo semejante al que ha llevado a las fábricas de Avilés y La Coruña al borde del precipicio.

En enero de 2019 los trabajadores de San Balandrán y de Agrela acordaron que la multinacional suspendía el cierre de las dos fábricas si lograba venderlas antes del 31 de julio de aquel mismo año. Los trabajadores lo que tenían que hacer es apagar las cubas electrolíticas de las dos series que, al menos en Avilés, todavía estaban en activo (la dos y la tres). Lo que pretendía Alcoa era eliminar el roto mensual de una factura eléctrica cada vez más voluminosa.

El aluminio primario tiene una pureza absoluta. Se fabrica en unas cubas electrolíticas, es decir, a base de aplicar corriente eléctrica a alúmina y baño de criolita. Estas cubas están en Avilés en dos naves de un kilómetro de profundidad. Durante algo más de una semana los trabajadores de ese departamento fueron preparando cada una de las cubas para, en caso de reencendido, arrancar la producción de manera inmediata. En cada una de las cubas hay entre tres y cuatro toneladas de metal solidificado esperando que el precio del megavatio hora vuelva a caer a precios asumibles (está por encima de los 200 euros actualmente mientras que en 2020 se pagaba a poco más de 45 euros).

El final de la producción de aluminio en España corre parejo con lo que está sucediendo en el resto de la Unión Europea: la Asociación Europea del Aluminio reclama soluciones ya que la situación ya provocó cierres o bajadas de producción en plantas de aluminio primario de Francia (la fábrica de AIP en Dunkerque), Alemania (plantas de Trimet en Hamburgo y Voerde), Rumanía (planta de Arlo), Holanda (fábrica de Aldel), Eslovenia (Talum) y Eslovaquia (Slovalco).

La multinacional Alcoa mantiene la producción de aluminio primario en Islandia, en Noruega, en Estados Unidos y en Arabia Saudí. España se queda ahora para aluminio fundido.

Compartir el artículo

stats