Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertos en patrimonio alertan de la ruina del edificio de la discoteca Va Bene, en La Arena

La Asociación Hispania Nostra incluye el inmueble modernista sotobarquense en su “Lista roja” de construcciones amenazadas

9

Estado actual del inmueble. Ricardo Solís

La Asociación Hispania Nostra, que preside la Premio Nacional de Restauración (2020) Araceli Pereda, ha incluido esta semana a la antigua discoteca Va Bene –en la localidad sotobarquense de La Arena– en su “Lista roja” de patrimonio monumental en peligro. El colectivo de expertos considera que los edificios incluidos en esta lista “se encuentren sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores”. El señalamiento de los historiadores carece de valor ejecutivo, pero su inclusión supone “una llamada de atención”, destacó Rubén Domínguez, el presidente del centro de estudios Alfoz de Gauzón.

El geógrafo Faustino Suárez Antuña explica en la página web www.patrimoniuindustrial.com que el edificio señalado por Hispania Nostra (al comienzo de la avenida de Los Quebrantos) fue “concebido en origen como hotel y casino” y que tras las Guerra Civil se convirtió en la sede de la empresa Conservas Lis.

El edificio, en tiempos mejores de conservación.

El experto explica que el edificio –incluido en el Inventario del Patrimonio Cultural del Principado y en el catálogo municipal– está construido en “mampostería encalada al exterior y vista en los sectores interiores, donde se aprecia el encintado de los vanos con ladrillo”. Actualmente, se encuentra vallado por orden del Ayuntamiento de Soto del Barco para evitar que la decadencia del edificio la paguen los vecinos del concejo.

La Va Bene fue una de las discotecas más importantes del Bajo Nalón. A finales del pasado siglo, el inmueble fue incluido en las normas urbanísticas municipales de un modo que hubiera permitido el desarrollo de viviendas. Sin embargo, ese futuro no cuajó. Los propietarios de la Va Bene vendieron el edificio a unos hosteleros que quisieron devolver el encanto nocturno a la zona. En paralelo, La Arena reclamó la protección del edificio y en 2006 fue incluido en el Inventario del Principado. Esto, lejos de beneficiar el desarrollo de la edificación, lo ralentizó. Desde entonces, desde su catalogación, el edificio ha ido consumiéndose día a día.

La “Lista roja” incluye también las baterías de coque de Avilés; el palacio de los Rodríguez de León, en Trasona; la ermita de San Roque y Santa Apolonia, en Avilés; y el chalé del puente de la familia Rodríguez Maribona.

Compartir el artículo

stats