Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El embalse de La Granda rebosa de grandes truchas

Los ejemplares reintroducidos se encuentran al final de su etapa reproductiva y no deben ser liberados en ríos por el ciclo natural de población

Por la izquierda, Jorge Suárez, María González, Enrique Berrocal, Arturo Ávila y David Villar en el embalse de La Granda. | R.S.

Un total de 84 truchas –de entre dos y tres kilos de peso– nadan desde ayer libremente en el embalse de La Granda. Lo hacen gracias a los trabajos de reintroducción de ejemplares adultos autóctonos llevados a cabo por Medio Natural y Planificación Rural. La suelta de esta especie atiende a dos objetivos, según detalló el director general de Medio Natural, David Villar: fomentar la pesca recreativa y controlar las especies foráneas como lucios o “black bass”.

Estas truchas se encuentran en el tramo final de su etapa reproductiva, por lo que no deben ser liberadas a los cursos fluviales, ya que interfieren en la dinámica poblacional natural de esos ríos. Según explicó Villar, lo que pretenden es “evitar que estos ejemplares se reincorporen a los ríos porque al final son grandes depredadores”. Por tanto, añadió el director de Medio Natural, “se comerían a los ejemplares más pequeños como alevines o huevas, con las que repoblamos ríos de alta montaña”.

Repueblan La Granda con trucha adulta para controlar especies foráneas e impulsar la pesca

La pesca de estos nuevos ejemplares será posible hasta el próximo 30 de noviembre, tiempo en el que finalizará una temporada de pesca que se inició el pasado 1 de marzo. El cupo es de seis unidades por pescador y día, pero “son muy difíciles de pescar, ya que lo normal es que se dispersen y se metan hacia adentro”, matizaron los expertos ayer presentes en la suelta de las truchas. Al director de Medio Rural le acompañaron Jorge Suárez, alcalde de Gozón; María González, técnica de medioambiente en Arcelor Mittal (empresa propietaria del pantano); Daniel González, biólogo; Enrique Berrocal, presidente de las Sociedades de Pescadores Mestas del Narcea; y Arturo Ávila, guarda mayor de las cuencas centrales.

Con esta reintroducción se repone de forma controlada la tasa de extracción realizada mediante la pesca. Este tipo de ejemplares, de gran talla, constituyen además un interés adicional para los practicantes de este deporte por lo espectacular de su lance y la posibilidad de utilizar la masa de agua durante un periodo temporal muy amplio. La previsión es que durante el próximo mes continúen los trabajos de repoblación en Trasona y San Andrés de los Tacones. “Seguiremos suministrando ejemplares de este calado para que haya una población estable y se siga pescando. Buscamos una tasa de reposición continua”, indicó David Villar.

Queremos evitar que se reincorporen a los ríos porque se comerían a los ejemplares más pequeños como alevines o huevas con las que repoblamos ríos de alta montaña

David Villar - Director general de Medio Natural

decoration

La reintroducción de estas truchas de 19 centímetros procedentes de Pravia supondrá, en palabras del director de Medio Natural, “aliviar la presión de pescadores en los cauces fluviales”, así como “utilizar una pluralidad de artes de pesca que en un río están más limitadas”. A diferencia de los ríos, los embalses, por lo general, son zonas de fácil acceso, más seguras y situadas en el centro de la región. “Lo que buscamos es fomentar la pesca deportiva en estos embalses. Queremos que este sea un lugar de referencia para la pesca como ya lo es para la avifauna o la práctica de piragüismo”, subrayó Villar, quien celebró que “se trata de una experiencia de pesca fantástica”. “El que venga y se lleva una trucha de dos o tres kilos hizo el día, aunque no será tarea fácil”, bromeó.

El embalse de la Granda, ubicado en el centro de la región junto con el resto de masas de agua que dan servicio a la siderúrgica de San Andrés, en Gijón; y Trasona, en Corvera, constituyen zonas de pesca intensiva abiertas a la práctica de este deporte hasta el 30 de noviembre, permitiendo de esta forma un acceso a este recurso gran parte del año y descomprimiendo otras zonas de pesca con mayor afluencia de pescadores en ciertos tramos del año.

Compartir el artículo

stats