La flota de la Policía Local rejuvenece. El servicio acaba de incorporar siete nuevos vehículos, en sustitución de otros antiguos, y tres de ellos cuentan con etiqueta “cero emisiones”, al disponer de una motorización híbrida enchufable. Se han adquirido dos coches patrulla, un vehículo todocamino con tracción 4x4, un furgón de usos múltiples y tres motocicletas. La adquisición se ha realizado por un sistema de “renting” (alquiler) a cuatro años, con un importe total de 273.649 euros.

La presentación de los nuevos vehículos tuvo lugar ayer en la plaza del Centro Niemeyer y contó con la participación del concejal de Tráfico, Raúl Marquínez, y del comisario jefe de la Policía Local, Rafael Ángel Rodríguez. “Los nuevos vehículos están equipados con todo tipo de material policial, incluso los patrulleros vienen con desfibriladores incorporados, por lo que los cuatro que tenemos en la flota ya disponen de ellos”, explicó Marquínez.

El edil de tráfico puso estas adquisiciones como ejemplo del “impulso que damos desde el equipo de gobierno a la mejora del material y equipamientos de la Policía Local”, junto con el “rejuvenecimiento de la plantilla y la cobertura de plazas”.

A la espera de 5 agentes

Como informó este periódico, estaba previsto que a lo largo de este mes de marzo se incorporasen cinco nuevos agentes a la plantilla de la Policía Local. Marquínez señaló que esas incorporaciones están ahora “a expensas del inicio del curso de la escuela de formación del Principado”.

Componen la plantilla de la Policía Local de Avilés un centenar de agentes (88 varones y 12 mujeres) y su edad media roza los 45 años. Según la última memoria policial, el 36% de los agentes municipales avilesinos tienen entre 51 y 60 años, el 33% entre 41 y 40, el 27% entre 41 y 50 y el 4% entre 20 y 30 años.

En cuanto a la flota de vehículos, está compuesta por 17 vehículos, que el año pasado recorrieron 226.132 kilómetros: cuatro patrulleros, un todo camino, un furgón, dos camuflados y nueve motos.

Los nuevos patrulleros están equipados con cristales con protección antivandálica, 10 tetrápodos de señalización portátil, una cuerda de 25 metros, una barra de uña, un martillo rompecristales, un botiquín de primeros auxilios, extintor, cinta y rueda de medir y desfibrilador. En cuanto al nuevo furgón, vehículo de atestados que sirve también como vehículo de atención al ciudadano, tiene equipación policial para la investigación de accidentes (señalización, balizas luminosas, ordenadores portátil, impresora y etilómetro, entre otros elementos).