Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pymes se convierten en el polo de atracción de los proyectos que optan a fondos europeos

Innovasturias y Faen reclaman nuevos ciclos formativos específicos en digitalización y nuevas energías, especialmente en hidrógeno verde

Representantes de empresas avilesinas conversan antes del inicio de la ponencia, con Indalecio González y Beatriz García Fanjul, al fondo. MARA VILLAMUZA

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) se convierten en el centro de gravedad de los planes que pueden acceder a fondos europeos a través de los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica, los conocidos como PERTE. Se trata de avanzar en la figura de los consorcios, con la participación de distintos actores. Además, hay otra faceta que se presenta como básica a corto y medio plazo: la formación, sustentada en la digitalización, la automatización y todo lo relacionado con las nuevas energías.

El Espacio Maqua acogió ayer, en el marco del ciclo “Avilés es innovación”, la ponencia titulada “La transición energética: nuevas oportunidades de financiación para las empresas de Avilés”, que expusieron la directora de Innovasturias, Beatriz García Fanjul, e Indalecio González, responsable del área de Energías Renovables de la Faen, la agencia regional de la energía de Asturias. En ella se expusieron las posibilidades que las pequeñas y medianas empresas tienen para poder participar en los grandes proyectos energéticos que se están preparando en la región.

García Fanjul explicó que Innovasturias implantará un registro en el que se podrán inscribir las pymes interesadas en participar en esos proyectos, de tal manera que las grandes compañías tractoras puedan acudir a él para componer su cadena de valor añadido.

Tras explicar las convocatorias abiertas de los PERTE y las que se abrirán, la directora de Innovasturias señaló que “esta es una gran oportunidad para grandes proyectos tractores, pero hay margen para que las pymes puedan participar en las distintas líneas”. Y es que, uno de los grandes retos de Asturias es que “las grandes empresas puedan contar con proveedores locales en función de sus necesidades. Se trata de que todos estos proyectos tengan un impacto real en la región”.

García Fanjul remarcó que “muchos de los proyectos que se presentan y los que están en elaboración requieren un cambio de mentalidad”. Y eso se traduce en la colaboración mediante consorcios de grandes empresas con proyectos tractores en los que participen centros tecnológicos y de investigación, pequeñas y medianas empresas y también la Universidad.

Dicho esto, la directora de Innovasturias hizo hincapié en la necesidad de plantear la formación pensando en las necesidades que planteará la transición energética y las transformaciones que supondrá en todos los ámbitos, desde el industrial hasta, por ejemplo, el transporte con los vehículos que utilizarán el hidrógeno verde como combustible.

Indalecio González cogió el testigo y explicó las perspectivas que supone el hidrógeno verde para Asturias, y la oportunidad que supone “de traccionar el mundo industrial y científico” o, dicho de otra manera, de proyectos industriales y el desarrollo de I+D+i. Pero además, remarcó que “se requieren ciclos formativos específicos para formar a profesionales especializados en el manejo del hidrógeno”.

El responsable del área de Energías Renovables de Faen explicó a los presentes el proyecto ReCoDe, que responde a reactivación, competitividad y descarbonización, y en el que se incluyen un total de 21 iniciativas con proyectos por importe de 1.600 millones de euros.

Y en el que es necesario involucrar a las pequeñas y medianas empresas para atender necesidades tecnológicas, de ingeniería y de formación.

“Hay convocatorias de fondos europeos a las que no se puede concurrir sin la participación de pymes en el proyecto”, señaló González. Y a las que se puede presentar una gran empresa, la diferencia puede ser de conseguir una ayuda del 25 por ciento a una de hasta el 40 por ciento de la financiación si participan pymes en su proyecto. Y no solo eso, en los que se consideran pioneros y singulares y se desarrollan en territorios en transición justa y reto demográfico, como es el caso de Asturias, incluso se pueden superar los límites establecidos hasta en un 5 por ciento.

Compartir el artículo

stats