Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La primera flor de “La losa del tiempo”

“Al fin tenemos un espacio de memoria”, aplauden familiares de desaparecidos en el contramonumento recién inaugurado en La Carriona

Las autoridades y los artífices de la obra, ante “La losa del tiempo”. | María Fuentes

La poeta avilesina Cani Guardado deposita una rosa roja sobre “La losa del tiempo”, el espacio de memoria inaugurado en La Carriona con motivo de la conmemoración de la Segunda República Española. Reside en La Coruña, pero cada 14 de abril acude al camposanto avilesino para recordar a su tío desaparecido, Ramón Gómez, esposo de su tía Carmina Guardado, “uno de los del turno de la muerte de la fábrica de ácidos” de San Juan de Nieva. “Esta losa la veo con muy buenos ojos, es un hito de la democracia que nos faltó durante muchos años. Los nuestros no tuvieron una flor en ochenta años”, dice. Su rosa es la primera depositada en el recién estrenado espacio de memoria avilesino.

Alejandro Ferrer Viña es nieto de Miguel Ferrer, trabajador de la Junta de Obras del Puerto, y Carmen Lorido, empleada municipal. El matrimonio fue visto por última vez entrando en la Quinta de Pedregal. Dejaron cinco niños huérfanos. Y nunca aparecieron. “Esta pieza es muy importante porque al fin tenemos un espacio de memoria del lado de la izquierda. La derecha tuvo siempre donde poner una flor. Nosotros, nunca. Seguimos buscando a nuestra gente, que sigue tirada en las cunetas”, apunta Ferrer Viña, uno de los artífices del Muro de la Memoria inaugurado en abril de 2019 en La Carriona y que está formado por cuatro placas negras de aluminio de seis metros de largo y dos de alto con 620 nombres de represaliados, entre ellos el de su abuelo.

La primera flor de “La losa del tiempo”

Ferrer Viña y Cani Guardado participaron en el homenaje a las víctimas del franquismo que se viene celebrando en La Carriona y que constituyó la antesala de la inauguración de “La losa del tiempo”, la obra artística que firma Carlos Suárez y que busca precisamente invitar a la reflexión, al diálogo para superar la losa del tiempo que pesa sobre la historia reciente. El conjunto escultórico recién instalado está formado por una gran pieza rectangular de acero corten, símbolo del peso del pasado, sobre unas sillas que representan a los ausentes. Frente a esa gran pieza, más sillas, las que invitan al visitante a sentarse y reflexionar.

“Este es un acto importante, la memoria y homenaje a quienes fueron asesinados por la libertad y la democracia. Es un día simbólico que nos conmueve, y más en este momento histórico”, señaló la alcaldesa Mariví Monteserín en referencia a la invasión rusa de Ucrania. El artista Carlos Suárez incidió en el trasfondo de este trabajo que ha desarrollado de la mano de Pablo Martínez Corral (historiador y especialista en memoria histórica), y Jaime Luis Martín (comisario artístico y crítico de arte): “Está dedicado a los olvidados, a los silenciados de la historia, a los borrados (...) Es un espacio de recogimiento para ser recorrido que invita al encuentro de todos. No queríamos un hito hacia arriba, queríamos un contramonumento que mirara hacia abajo, hacia el pasado para abordar el futuro. Es vuestra pieza, vuestro espacio y espero que sirva para algo”.

Participaron en el acto, entre otros, los regidores de Gozón, Castrillón e Illas, la expresidenta de la Junta Laura González, concejales de Cambia Avilés (CA) y del PSOE e IU de varios concejos de la comarca, así como el reconocido escultor asturiano Fernando Alba.

Fueron varios los actos organizados ayer en el cementerio de La Carriona por el aniversario de la instauración de la Segunda República. No faltó la ofrenda floral a las víctimas del franquismo que organizan ante uno de los monolitos del camposanto IU y el PCE. El colectivo “La Trókola” ofreció una ruta guiada sobre la historia del cementerio durante la Guerra Civil.

Compartir el artículo

stats